Unidos como dice el Martín Fierro, pero para delinquir

Camilo y Henri Cortez fueron atrapados luego de romperle la cabeza a un hombre. Se comprobó que tenían pedido de captura por dos robos.

NEUQUÉN
Absolutamente sin querer. Así fue como detuvieron a dos hermanos que compartían una misma pasión, el robo en los autos.

La Policía logró detener a Camilo y Henri Cortez luego de que el propietario de un departamento denunciara a sus inquilinos porque, en una discusión, le rompieron una botella en la cabeza.

El hecho sucedió en el barrio Villa María y los uniformados lograron detenerlos en Chocón y Olascoaga. Así fue que descubrieron que ambos tenían pedido de captura por dos hechos diferentes pero con similitudes. Tras la formulación de cargos, quedaron en libertad, aunque deberán presentarse cada 15 días en la fiscalía.

Camilo fue acusado por robar una rueda de auxilio y una batería de una Fiat Fiorino el 14 de junio de 2015, en Winter al 200 del barrio Mariano Moreno.

El otro intentó llevarse el tacómetro de una camioneta Mercedes Benz el 22 de febrero, en Chocón casi Río Negro.

Ambos fueron atrapados en los robos, pero luego se fugaron.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído