Valeria Malcotti: "Voy a seguir contando cómo era el Neuquén de mis abuelos"

Nacida y criada en Neuquén, la veterinaria recordó la llegada de sus antepasados a la ciudad y destacó la importancia de reforzar el sentido de pertenencia en los nuevos habitantes.

"Yo nací en el año 72’, en un Neuquén que claramente no es este. Me fui a los 18 años a estudiar a La Plata, después viví en Japón cinco años y lo único que quería era volver. En ese momento no había redes sociales, ni cámaras, me escribían cartas... Yo amo Neuquén, sentía que pertenecía. Mi familia, muy arraigada, muy orgullosa de lo que hizo, de lo que laburó, lo que logró... y eso tira”.

Hija de Roberto Malcotti, ex gerente general del Ente Provincial de Energía de Neuquén (EPEN) y de la geóloga Esther Fernández, una de las fundadoras del Copade (Consejo de Planificación y Acción para el Desarrollo), Valería Malcotti defiende la impronta de los pioneros que “vinieron a laburar este lugar cuando todavía no era nada”. La pasión y la entrega para contribuir al crecimiento de la provincia y la ciudad se la contagiaron sus padres y su nutrida familia, mientras ella disfrutaba de una infancia marcada por su paso por el emblemático jardín El Conejito, el Coro Provincial de Niños de Neuquén -dirigido por Diego Lanfiutti-, las bicicletadas con amigos por la Avenida Argentina en un Neuquén tranquilo, con calles de tierra, donde la nieve y el viento se hacían sentir más que ahora.

Te puede interesar...

A través de los relatos de su bisabuela, Consuelo Jiménez, pudo transportarse en varias oportunidades a mediados de los años 20’, cuando su bisabuelo Francisco López llegó a Neuquén en busca de oportunidades. “Era español, de Almería, y dejó a su familia para venir a la Argentina. Al principio pensaba ir a Nueva York, pero le dijeron que acá en Neuquén había muchas oportunidades laborales y de crecimiento aunque era un lugar semidesértico. Y se vino solo, a trabajar de policía y en la balsa que unía Neuquén y Río Negro. Luego trajo a su familia y compró un extenso terreno en lo que hoy es la calle Leguizamón donde todavía están los olivares que mi bisabuela trajo de Andalucía”, dijo con orgullo Valeria.

Hermana de Antonio, José, Pedro (quien años después fue presidente de la Asociación Española) y Remedios (quien introdujo las tiendas Etam en la ciudad), María Mercedes, la abuela de Valeria, tenía 6 años cuando llegó Neuquén, allá por 1928.

La familia de Valeria disfrutando del rio Limay (2).jpg
La familia de Valeria Malcotti disfrutando del río en el año 1955. Esther Fernández, su mamá, tenía 15 años en ese momento.

La familia de Valeria Malcotti disfrutando del río en el año 1955. Esther Fernández, su mamá, tenía 15 años en ese momento.

Once años más tarde, conoció a Leandro Fernández Diez, un español que había llegado a la zona en 1924 y que, tiempo después, montó un almacén de ramos generales en la calle San Martín y Cháneton. “Vivían a dos cuadras, así que ahí se enamoraron, se casaron y así fue como después nacieron mi mamá Esther y mis tíos Roberto y Susana”, sintetizó Valeria, antes de destacar sus orígenes italianos por el lado paterno y el desembarco de los Malcotti en la ciudad en 1937, cuando su abuelo Pedro Luis decide dejar el pueblo bonaerense de Las Flores para instalar en el bajo neuquino una sucursal de la recordada zapatería Casa Tonsa. “Tonsa estaba en la calle Mitre 159. Años después, mi papá y mi tío Carlos ponen la zapatería Alteza”, precisó.

Casa Tonsa (1).jpg

“Yo siento mucho orgullo por mi familia, una familia laburadora a la que nunca le regalaron nada. Aunque lamentablemente muchos se fueron, quedó en todos nosotros todo el esfuerzo y lo que hicieron en los años 20’, cuando Neuquén era un páramo”, remarcó, para luego manifestar la importancia de que los nuevos habitantes de la ciudad puedan apropiarse de la historia y los valores de quienes la forjaron para confluir en el mismo sentimiento de pertenencia e identidad con los nacidos y criados.

El Almacen de ramos generales Fernandez Diez (1).jpeg
El almacén de ramos generales Fernández Diez, ubicado en la calle San Martín y Cháneton.

El almacén de ramos generales Fernández Diez, ubicado en la calle San Martín y Cháneton.

“Hoy Neuquén es una ciudad que está tratando de ordenar su caos, tras este crecimiento tan explosivo que tuvo. Creo que falta un sentido de pertenencia en mucha gente, ese amar donde uno vive. El neuquino que vivió toda su vida acá y que es descendiente de gente que vino a laburar este lugar cuando todavía no era nada, siente ese amor. No sé si eso pasa con quienes vinieron hace poco. Pero bueno, los que tenemos nuestra historia acá, eso no nos lo saca nadie y yo voy a seguir contando cómo era el Neuquén de mis abuelos”, aseguró.

“Siempre tuve la convicción de volver”
Como muchos neuquinos, Valeria se alejó temporalmente de la ciudad para ir a estudiar a La Plata. Aunque nunca dejó de volver para visitar a sus seres queridos, el plazo se extendió cuando -una vez recibida de veterinaria- emprendió la aventura de ir a hacer un doctorado en Patalogía a Japón. La experiencia duró cinco años y fue enriquecedora. Sin embargo, a fines de los años 90’, los recursos para mantenerse en contacto con su familia eran más escasos y rudimentarios, lo que agrandaba la distancia. Finalmente en 2002, decidió regresar al terruño, pero había pasado el tiempo y la adaptación no fue fácil. “Siempre tuve la convicción de volver, por mis amigos, mi familia y porque amo Neuquén. Pero cuando regresé tardé en conseguir trabajo, venía con la mentalidad de otra sociedad y me costó mucho. Hoy estoy absolutamente amigada con la ciudad, aunque siendo mamá siento que mi hijo no puede aprovecharla como lo hice yo, con más libertad en cuanto a seguridad”, dijo Valeria, quien actualmente trabaja en el ministerio de Producción y en la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional del Comahue.

Valeria Malcotti cuando iba al jartín de Infantes El Conejito x (1).jpg
Valeria Malcotti en su paso por el jardín de infantes

Valeria Malcotti en su paso por el jardín de infantes "El Conejito".

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

0.85836909871245% Me interesa
88.412017167382% Me gusta
1.2875536480687% Me da igual
5.5793991416309% Me aburre
3.862660944206% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario