Virus, cilantro y minifaldas

Coriandrum sativum para todes. El cilantro se encuentra ahora donde había glamur, minifaldas, raros peinados y chamuyo al por mayor hasta el 20 de marzo. La reconversión de un pub emblemático de la ciudad en una verdulería es un botón de la muestra amplia de los que intentan cambiar de hábitos o de rubro para no morir antes de que el coronavirus deje de ser un peligro para la vida en sociedad.

Esta línea rige para las personas y para las empresas. El virus pandémico es una amenaza para la salud tanto como para los negocios. La cuestión sanitaria se resuelve con aislamiento social solamente, al menos hasta que el COVID-19 se evite con una vacuna o se cure con una droga. La inmunidad de rebaño (frenar la circulación del virus a partir del contagio de un alto porcentaje de la población, en términos llanos, sin pretensiones científicas) no sirvió como estrategia contra el coronavirus que produce el COVID-19. Por ese camino se transita hacia una catástrofe, puesto que no hay sistema sanitario en el mundo que aguante tanta presión. El aislamiento social es útil para frenar al virus, pero letal para la economía. Está visto.

Te puede interesar...

Empresas cambiaron de rubro para no morir a manos del aislamiento obligado de la gente ante el coronavirus.

No obstante, dejó un callejón angosto para el avance de la reconversión rápida de los negocios. El famoso pub vende verduras, un clásico restaurante de la Avenida Argentina ahora hace panificados y los exhibe en su vidriera para tentar al reducido núcleo de peatones que pulula por el centro. Más de una agencia de lotería zafó vendiendo alcohol en gel, barbijos y otros bienes demandados por la pandemia. El transporte escolar está desesperado por la venia gubernamental para ampliar su objeto hasta que vuelvan las clases.

La reconversión puede ser la salvación.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído