Vista Alegre: entre rosas y velas rojas, cientos de fieles le rindieron culto al Gauchito Gil

Para agradecer, para pedir o para ofrendar, se concentraron unas doscientas personas que circulan por la Ruta 7 hasta el santuario.

Entre rosas y velas rojas, cientos de fieles rinden culto al Gauchito Gil, en Vista Alegre, en una celebración que se realiza cada 8 de enero pero que empieza dos días antes.

Para agradecer, pedir u ofrendar, se concentraron unas doscientas personas que circulan por la Ruta 7 hasta el santuario, en el ingreso a la localidad, en la calle Islas Malvinas.

Te puede interesar...

Por el gran movimiento, desde la Policía se dispuso un amplio operativo de tránsito que también incluye colaboración de Bomberos.

También están presentes los clásicos puestos con todo el merchandising para la ocasión, ofreciendo gorras, remeras, llaveros y todo tipo de ofrendas, mientras que los fieles se apostan con carpas, reposeras y hacen asado a la vera del asfalto.

Pese al gran movimiento peatonal, la circulación en la zona es "fluida", según indicó el comisario a cargo del operativo, Ariel Castillo. Como único inconveniente se registró el desplome de un árbol y un pino que se quebró, por lo que los Bomberos procedieron a cortarlos y los retiraron del área.

Se estima que la celebración se extenderá hasta pasado el mediodía.

Gauchito-Gil-en-ruta-7

La historia

La leyenda de Antonio Gil sirvió de inspiración para buena parte de la cultura popular en el Litoral argentino. En la mitad del siglo XIX el país estaba sumido en una guerra interna que puso en jaque a Gil, quien terminó desertando de las filas de las milicias que lo habían reclutado para la guerra de la Triple Alianza. Tras ser capturado, le rogó al comisario que no lo matara porque le iba a llegar su carta de inocencia por los delitos que supuestamente había cometido.

El comisario le dijo: “Igual no te vas a salvar”, y el Gauchito le respondió: “Cuando llegue la carta vas a recibir la noticia de que tu hijo está muriendo por causa de una enfermedad; cuando llegues rezá por mí y tu hijo se va a salvar, porque hoy vas a estar derramando la sangre de un inocente”.

Los rezos del comisario salvaron a su hijo y el Gauchito se convirtió en leyenda. Cuando murió, las palabras de Gil se cumplieron. Los devotos han creado santuarios donde muchos le rinden culto.

El "Santo de los pobres" fue asesinado el 8 de enero de 1878 a ocho kilómetros de Pay Ubre, en la provincia de Corrientes, lugar donde nació -según se estima- en 1840.

LEÉ MÁS

Clausuraron una fiesta clandestina en una chacra en Plottier

Desocupados levantaron el corte de ruta en El Chañar

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído