El clima en Neuquén

icon
11° Temp
62% Hum
La Mañana perros

Walter enseña a las familias a comunicarse con sus perros, respetando el instinto animal

Con clases teóricas y prácticas, Walter Nuñez busca crear conciencia y mejorar la convivencia doméstica poniendo el foco en el bienestar de los perritos.

Aunque cada vez hay más compromiso y respeto por la vida animal - en especial por los perros y gatos- muchas personas no terminan de comprender y asumir la adopción como una verdadera apuesta que requiere tiempo y dedicación. En medio de una sociedad volcada hacia el consumo y embuída en una maquinaria que no para de crear "necesidades", mucha gente comenzó a introducir a sus compañeros de cuatro patas a lógicas que nada tiene que ver con su idiosincrasia o a tratarlos como si fueran personas, pretendiendo comportamientos que niegan su propia naturaleza.

A fines de los años 90' Walter Núñez no era muy consciente de ese desfajase. Comenzó a meterse en el mundo de la educación canina, en forma autodidacta, por el extraordinario vínculo que creó con una labradora llamada Bianca y de a poco fue palpitando el sentir animal.

Te puede interesar...

Devoraba revistas especializadas y libros que llegaban a cuenta gotas a Libracos en una época en la que internet era más bien una rareza lejana a la vida cotidiana. Con el incentivo de los logros en la comunicación con su compañera, el hobby comenzó a convertirse en un interés más serio y de ese modo llegó el esfuerzo para pegarse una escapadita a Buenos Aires para profundizar su formación con cursos y talleres que, además de abrirle una ventana en el ámbito laboral, colaboraron en la construcción de una mirada respetuosa y reticente a las exigencias desmedidas que a veces someten a los canes.

Adiestrador de perros (3).JPG

"Esto arrancó en el año 98' con una labradora que me regalo mi señora. Los labradores son muy inteligentes y enérgicos, te dan la posibilidad de hacer muchas cosas. Al principio le hacía hacer cosas graciosas, luego empecé a aplicar todo lo que aprendía más con ella y otros perros de conocidos y de un momento para el otro empezamos a trabajar de manera profesional", dijo Walter al reflexionar sobre el puntapié inicial de Instinto Canino, su emprendimiento de educación y adiestramiento canino que lleva adelante junto a su pareja, Natalia Larrosa, en una chacra de Cipolletti, cerca del tercer puente que una esa localidad con Neuquén.

"El adiestramiento ha evolucionado muchísimo de aquella época hasta hoy. Actualmente se busca trabajar de una manera más respetuosa con el perro. Antes era un poco más duro, pero también era una cuestión más de conciencia de cada uno. Yo desde un primer momento traté de ser respetuoso con los animales porque entiendo que soy yo el que tiene que bajar al nivel del perro y no exigir que el perro esté a mi nivel", sostuvo el hombre en diálogo con LMNeuquén.

Centro de adiestramiento y cuidado de perros.mp4

"Cuando empezamos a trabajar con perros que no son nuestros, tratamos que la gente entienda cómo el perro aprende y qué tiene que hacer para lograrlo con un trato considerado con la especie y con el individuo sobre todo porque -como los humanos- todos los perros son diferentes. Podés tener diez cachorros de la misma madre, pero después de una serie de procesos, a los cuatro meses de vida, vas a tener 10 perros distintos que van a requerir de herramientas disímiles. Por eso es importante entender la forma que cada perro tiene para conseguir lo que quiere. Puede ser con caricias, a través del juego, la comida, hay un montón de motivadores que uno puede utilizar. Lo importante es que las personas puedan entenderlo y sepan cómo comunicarse con él, respetando su naturaleza de animal gregario, depredador, cooperativo y social", remarcó.

"Nosotros estamos metiendo a los perros al esquema complejo de nuestra vida. Los perros son mucho más simples. Hace unos años atrás los perros no tenían la vida que tienen hoy. Actualmente hay todo un fenómeno social y lamentablemente algunos los humanos le faltan el respeto a su naturaleza animal al tratarlos como si fueran personas o al ponerlos en un lugar que debería ocupar otra persona", planteó.

"Con este tema de la humanización le hacemos mucho daño porque los perros son felices siendo perros. Comprarle ropa no lo hace feliz al perro, me hace feliz a mi. Solemos decir que alguien 'tiene una vida de perros' como si se tratara de una mala vida, pero eso es para los humanos. Los perros son felices siendo perros. Muchos me dicen que sus perros viven en un patio grande y no se dan cuenta que eso no deja de ser una jaula. El perro es un animal social que vive en un mundo de olores, que necesita relacionarse con otros perros y de pronto los incorporás a tu vida y a un entorno con gente, bicis, autos, motos. El animal está expuesto a un montón de cuestiones que no son naturales para él", insistió.

Walter Nuñez especialista canino

"Son un montón de cosas que el perro tiene que procesar y si el dueño no se toma el trabajo de presentarle su mundo, después tenemos perros miedosos que no saben comunicarse con otros perros, que tiene muchas carencias en cuanto habilidades sociales. Si uno quiere tener un perro equilibrado, seguro y sin conflictos tiene que saber que es una responsabilidad que implica un tiempo -como mínimo- diez años, que es lo que vive un perro", disparó enviándole una advertencias a aquellos que están considerando la adopción.

"No se trata solo de solventar los gastos de alimentación y veterinarios. Lo que hay que buscar es el bienestar del animal y la armonía en el vínculo con el humano. Por eso nuestra metodología de trabajo es involucrar desde el primer momento al dueño o al tenedor, como se dice ahora. Nosotros no trabajamos con el perro solo, sino que viene con el dueño, hacemos una evaluación, conocemos al grupo familiar y su dinámica y les preguntamos qué es lo que quieren lograr", precisó haciendo referencia al modo en que procede en un primer encuentro con las personas que acuden a Instinto Canino.

https://graph.facebook.com/v8.0/instagram_oembed?url=https%3A%2F%2Fwww.instagram.com%2Fp%2FBZmynKyFkAU%2F&access_token=EAAGZAH4sEtVABAMFDRnGZA3ZA1nTcLffsrDcRi65O49ZCdHyYJOdsIThA2F8H5ZBnPMbWjEMEAJ9P9lB58IpZA7XrZC50RoYPEcVxGvC5VuoinZCHWrL7b2r0nwmwXJoqbfvZCssAmKa93AdnVRMf9tcdjhwRzZARgrvd2AcZB16pBSOyesX1eqOoMNDIgHY0CoNNsZD

"Luego empezamos a hilar fino respecto al conocimiento que tiene cada persona respecto a su perro. Eso implica compromiso, sacarlo a caminar. Una de las cosas más básicas que se trabajan en los talleres es que pueda caminar sin estar como un desquiciado tirando de la correa. El perro que no sale porque tira de la correa, lamentablemente se pierde de un montón de experiencias que son necesarias. Entonces se entra en un círculo de que no sale porque se porta mal y luego se porta mal porque está todo el tiempo encerrado en un patio grande, en un patio chico, en un departamento", postuló.

"Si lo saco una vez a la semana, una hora, el pobre perro tiene una solo esa oportunidad para conocer el mundo mientras pretendemos cosas que son imposibles. Entonces el compromiso no pasa solo por darle de comer, llevarlo al veterinario y hacer que duerma calentito. Es tiempo y dedicación también para que sea feliz. Si voy a tener un perro encerrado todo el tiempo, enojarme porque ladra o o rompe algo o porque quiere jugar después de estar ocho horas solo, quizás no debería tenerlo", resaltó para luego sostener que si bien ha aumentado el nivel de conciencia respecto a estos temas, "aún falta mucho".

Adiestrador de perros (9).JPG

Respecto a su metodología de trabajo Walter explicó que los cursos que brinda con grupos reducidos que duran cinco semanas con encuentros presenciales en la chacra los sábado y cinco virtuales en la semana donde se trabaja la teoría. "Esta modalidad se dio en la pandemia. Por las cuestiones que todos conocemos no podías hacer encuentros de proximidad, pero como teníamos mucha demanda le buscamos la vuelta para poder ayudar a la gente. Lo positivo fue que nos permitió descubrir una nueva manera de trabajar y mantener el vínculo. Los fines de semana se practica la teoría que vimos el martes un encuentro que dura dos horas", precisó. "Durante la semana la idea es que sigan trabajando y luego pasar a otro tema", añadió.

Walter aclaró que el cupo de su taller es de diez personas como máximo con un perro cada una de ellas. En caso que el tenedor tenga dos perros deberá trabajar con cada uno de ellos por separado para que la enseñanza sea efectiva.

Entre las principales motivos que llevan a la gente a tocar su puerta, el adiestrador mencionó "consultas por ansiedad por separación que viene de la mano de conductas destructivas, consulta por el manejo en la vía pública y situaciones de agresividad hacia otros perros y personas". "También trabajamos con perros de terapia con un grupo de psicólogos de Neuquén", agregó.

https://graph.facebook.com/v8.0/instagram_oembed?url=https%3A%2F%2Fwww.instagram.com%2Fp%2FBWi7fnXlHCM%2F&access_token=EAAGZAH4sEtVABAMFDRnGZA3ZA1nTcLffsrDcRi65O49ZCdHyYJOdsIThA2F8H5ZBnPMbWjEMEAJ9P9lB58IpZA7XrZC50RoYPEcVxGvC5VuoinZCHWrL7b2r0nwmwXJoqbfvZCssAmKa93AdnVRMf9tcdjhwRzZARgrvd2AcZB16pBSOyesX1eqOoMNDIgHY0CoNNsZD

"Muchos piensan que la carga está puesta en el perro y cuando vienen y ven a otro humano trabajando con su perro, se dan cuenta que el esfuerzo lo tienen que hacer ellos. El perro es mucho más receptivo al lenguaje corporal que a las palabras, que en si no tienen ningún valor. Vos podés estar usando un término relajado y mientras lo digas con el cuerpo relajado y un tono agradable el perro va a responder igual. Por eso hay que mejorar el lenguaje corporal. Cuando el perro tira de la correa, soy yo quien necesita estar bien plantado y seguro", argumentó.

"Las conductas se pueden modificar pero recordemos que estamos trabajando con animales y no hay garantías. Hay que recordar también que hay cosas que tienen que ver con la genética. Pretender que un galgo no quiera cazar una liebre es ir contra su instinto. La idea es canalizar la energía que tienen con actividades que puedan satisfacer sus necesidades", postuló.

"La educación es para enseñarle los lineamientos para poder convivir en sociedad y el adiestramiento es hacer ducho al perro en una actividad en particular"

https://graph.facebook.com/v8.0/instagram_oembed?url=https%3A%2F%2Fwww.instagram.com%2Fp%2FBWi3krDlY8k%2F&access_token=EAAGZAH4sEtVABAMFDRnGZA3ZA1nTcLffsrDcRi65O49ZCdHyYJOdsIThA2F8H5ZBnPMbWjEMEAJ9P9lB58IpZA7XrZC50RoYPEcVxGvC5VuoinZCHWrL7b2r0nwmwXJoqbfvZCssAmKa93AdnVRMf9tcdjhwRzZARgrvd2AcZB16pBSOyesX1eqOoMNDIgHY0CoNNsZD

"Mi principal interés es crear conciencia para que los perros puedan tener una buena calidad vida y que la persona también pueda disfrutar, salir y socializar sin que el perro sea una molestia. Nosotros tenemos grupos de trabajo que tienen más de diez años. Es gente con la que seguimos hablando y que nos sigue consultando", concluyó.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario