¿A quién le dejan sus hijos las alumnas madres?

Un caso en el CPEM 19 evidenció la existencia de un vacío legal.

Por Ana Laura Calducci - calduccia@lmneuquen.com.ar

Una alumna de quinto año del CPEM 19 había arreglado para ir a clases con su beba recién nacida, hasta que el vicedirector le dijo que no continuara porque podía generarles un problema legal a todos. Así se disparó un conflicto en el colegio, que incluyó una sentada de los estudiantes en el turno mañana de ayer. Intervino el Consejo Provincial de Educación, pero no dejó conformes a los jóvenes, que reclaman la creación de una sala maternal dentro del secundario. El caso reveló un vacío normativo con las chicas en edad escolar que se convierten en madres.

Te puede interesar...

La joven mamá, cuya identidad no trascendió, quiere que la dejen terminar el secundario con sus compañeros, como siempre soñó, sin desprenderse de su beba de tres meses, que se alimenta exclusivamente con leche materna.

Hasta ahora, el CPEM 19 permitía que las alumnas cursaran con sus bebés. Exigían un “acta” que firmaban los padres o tutores de cada joven, a los que hacían cargo de los inconvenientes por la asistencia del recién nacido a un ámbito que no es el adecuado.

Hace un mes, asumió un vicedirector nuevo que se negó a seguir con los bebés dentro de las aulas. Advirtió que las actas no tienen aval legal, que no hay cobertura del seguro para los recién nacidos y que los docentes quedan expuestos a una demanda judicial si pasa algo.

“Lo que dijo el vicedirector es genuino, pero nos sentimos movilizados como comunidad porque veníamos haciéndolo así, asumiendo los costos, y en muchas escuelas funcionamos de esta manera”, explicó Vanina Rita, psicopedagoga del colegio.

Contó que la alumna perjudicada “quiere asegurar lo académico y también sus vínculos sociales, porque tiene hasta su campera de egresada, y no es un capricho adolescente, es una joven totalmente madura que no quiere perder sus espacios por ser mamá”.

Tras la sentada que organizó el centro de estudiantes, fue al colegio la supervisora del área. Ofreció que la chica tenga una “trayectoria diferenciada”, con algunos encuentros en la escuela y trabajos prácticos en su casa, pero los alumnos lo rechazaron. Después intervinieron funcionarios del Consejo de Educación, que consiguieron una vacante en un jardín maternal cercano, aunque tampoco convencieron a los jóvenes.

CPEM19- RECLAMO-.jpg

El reclamo de los estudiantes es la creación urgente de una sala maternal dentro del CPEM, para que no sea una solución individual. Quieren una resolución que beneficie a cualquier otra alumna mamá que quiera cursar con su hijo en el futuro en cualquier colegio.

“Ella no está enferma ni internada y no estamos en el siglo XIX para que la manden a su casa a hacer trabajos prácticos. Acá ves chicas con panza que a mitad de año no vienen más porque les ofrecen lo de la trayectoria y terminan abandonando”, justificó Jennifer, vicepresidenta del centro de estudiantes. Señaló: “Lo que se hace es injusto, porque los varones no van a cursar con sus bebés, las mandan a la casa a ellas, y tampoco sirve que les den trabajos fáciles distintos de lo que vemos en clases por no tener al profesor que les explique, porque entonces no están aprendiendo”.

Los estudiantes decidieron continuar esta semana con sentadas de dos horas por turno hasta tener una respuesta.

Anoche, en el Consejo de Educación evaluaban nuevas alternativas para destrabar el conflicto y que la joven pueda egresar del secundario junto a su bebé.

CPEM 19- RECLAMO-SALA MATERNAL.jpg

Unas mil niñas son madres cada año

Según las estadísticas de la Subsecretaría de Salud de la provincia, cada año, alrededor de mil chicas de entre 10 y 19 años se convierten en mamás. Aunque la maternidad adolescente disminuyó en la última década en Neuquén, aún representa un 10,6 por ciento del total de los nacimientos.

En un informe reciente, la Subsecretaría de Salud señaló que el año pasado se inscribieron 9947 nacidos vivos en toda la provincia y en 1054 casos la mamá tenía entre 10 y 19 años.

Eso implica que una de cada diez neuquinas que dieron a luz eran niñas o adolescentes, es decir, un 10,6 por ciento.

En comparación con las cifras a nivel nacional, la incidencia del embarazo de menores de edad en Neuquén es baja. Durante 2018, en el país, el porcentaje de nacidos vivos con madres adolescentes rondó el 14 por ciento.

Además, la provincia disminuyó su tasa de embarazo adolescente durante la última década. Las estadísticas dan cuenta de que, en 2008, los nacimientos de mamás con menos de 20 años representaban un 16,6 por ciento del total. Hoy son seis puntos porcentuales menos.

Pese a esos avances, cada año, un millar de chicas en edad escolar debe llevar adelante una gestación y cuidar de su bebé recién nacido. Para esos casos, el sistema educativo neuquino solo prevé tratos excepcionales. No cuenta ni con infraestructura ni con leyes que ayuden a las jóvenes madres a continuar la cursada a la par de sus compañeros.

LEÉ MÁS

Piden una sala maternal en CPEM 19 para las alumnas mamás

Argentina: cada seis minutos, una adolescente es mamá

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído