Alerta: el mal uso de los corticoides puede hacer mucho daño

Si bien su aplicación puede salvar vidas, su uso irresponsable pone en riesgo a algunos pacientes.

El uso de corticoides en muchos casos permite salvar vidas, como en los casos de asma en exacerbación y otras emergencias alérgicas; sin embargo, es necesario conocer cómo minimizar los efectos adversos. El uso evitable e irresponsable de los corticoides orales o inyectables puede ser riesgoso para el paciente y ocasionarle, por ejemplo, hipertensión, trombosis, glaucoma, cataratas, visión borrosa, aumento de peso, insuficiencia suprarrenal, osteoporosis o afecciones psiquiátricas, entre otras consecuencias negativas.

Los corticoides son hormonas pertenecientes al grupo de los esteroides producidos por la glándula suprarrenal, los cuales son indispensables para el buen funcionamiento del organismo. En medicina se emplean fundamentalmente para tratar con mucha eficacia enfermedades inflamatorias y alérgicas ya que disminuyen la producción de proinflamatorias, sustancias que intervienen en procesos patológicos. Son muy utilizados en el tratamiento de problemas crónicos, por ejemplo, asma y alergias como eczema o dermatitis atópica, rinitis y conjuntivitis alérgica. También, se usan en otras afecciones como artritis reumatoide, lupus o en casos de trasplantes de órganos.

Te puede interesar...

Seguro: Siempre es el médico quien debe elegir cuál corticoide es el adecuado en cada caso.

30% el porcentaje que aumentó el uso de corticoides

En los últimos 20 años el uso de corticoides ha aumentado en la población de EE.UU. y del Reino Unido, principalmente para tratar enfermedades respiratorias, reumáticas o neoplásicas.

“Los corticoides normalmente son producidos por dos glándulas, las suprarrenales. Tienen una gran variedad de funciones fisiológicas como regular la inflamación y el sistema inmune, intervenir en el metabolismo de los hidratos de carbono y las proteínas, intervienen también en la respuesta al estrés. La industria farmacéutica ha sido capaz de crearlos de manera artificial como medicamentos en forma de inyecciones, pastillas, cremas, inhaladores, entre otros”, explica la doctora Mónica De Gennaro, especialista en alergia, subdirectora médica de la Fundación CIDEA. Los corticoides pueden ser peligrosos si no se eligen con cuidado porque no todos son iguales en cuanto a su potencia. Lógicamente los sistémicos, ya sean orales o inyectables, son más riesgosos que los bronquiales inhalados y los intranasales.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído