Asesinó a su hija y a sus nietas y lo perdonaron igual

Los padres y abuelos de las víctimas del "monstruo de Denver" evitaron que fuera condenado a la pena de muerte al permitirle que se declarara culpable.

Estados unidos. Chris Watts aún conserva un dejo de cordura en su loca y enferma cabeza. La vergüenza que sintió en el juicio por haber matado a su esposa y a sus dos hijas no le permitió ni siquiera mirar a los ojos a Sandra Onorati y Frank Rzucek, padres y abuelos de las víctimas. El hombre que fue calificado como el “monstruo de Denver” se declaró culpable durante el juicio por el homicidio de sus familiares y la pena de muerte era el destino que le cabía según la ley. Sin embargo, el perdón de último minuto fue la carta que le salvó la vida.

“Sandy lo dijo de forma muy, muy conmovedora para mí. Dijo: ‘Él tomó la decisión de tomar esas vidas. No quiero estar en una posición de tomar la decisión de tomar la suya‘. Y eso es lo más firme que pudo haberme dicho y fue muy convincente para todos nosotros ya que estábamos hablando sobre cómo proceder en este caso“, reveló el fiscal del caso respecto de la decisión que tomó Sandra, la madre de la mujer de 34 años.

Te puede interesar...

chris watts y su familia

La familia de Shannan le dio a Watts la oportunidad de admitir el crimen y evitar así la pena máxima. “El monstruo de Denver” será sentenciado a reclusión perpetua el próximo 19 de noviembre. Aceptó la autoría de los nueve cargos que se le leyeron en la corte: homicidios en primer grado, interrupción de un embarazo y manipulación de cuerpos humanos sin vida”, dice la sentencia. Por su parte, Rourke bajó el tono de la noticia al considerar que el gesto de los padres de Shannan era simplemente el final de una historia horrible.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído