Berra: "La gente de Cipo es muy exitista"

Manolo, uno de los ex albinegros del Rojo, calentó la previa.

SOFíA IBÁÑEZ
ibanezs@lmneuquen.com.ar

NEUQUÉN
Independiente está entonado, es líder en la zona patagónica del Federal A y además tiene fecha libre para afinar detalles esperando el cruce frente a Cipolletti. Son varios los futbolistas del Rojo con pasado en el club rionegrino; el año pasado la "ley del ex" marcó el rumbo del clásico. El capitán Manolo Berra es uno de los que sabe cómo se vive puertas adentro del Albinegro, se quita el casette y en la previa asegura: "La gente de Cipo es muy exitista; pasan 10 o 20 minutos y, si no hacés el gol, se siente el murmullo generalizado".
"Me considero un jugador temperamental y no le daba bola a eso, pero hubo jugadores que la pasaban muy mal", agregó el volante neuquino, quien tuvo dos etapas en Cipo: una entre el 2007 y 2011 y, después de un paso por la B Nacional con Brown, volvió en el 2012.
No es la primera vez que le toca enfrentar a los cipoleños con otra camiseta, por eso le quita dramatismo al clásico. "Ya no es especial como antes. Especial fue jugar contra Racing de Avellaneda (por la Copa Argentina) o Racing de Olavarría, por lo que significó ese partido", sostuvo el mediocampista, quien sin embargo aseguró: "Lo que sí creo es que es un clásico y es lindo jugarlo, que hay que hacerlo a mil".
En el último cruce entre Cipo e Independiente en el estadio de calle O'Higgins, en la temporada pasada, se cumplió la ley del ex a rajatabla: la visita ganó 2 a 0 con tantos de Fernando Pirotta y Santiago Vergara.
"Ese día estuve en la tribuna, no estaba jugando ya. Hay varios en el equipo para que se nos dé la ley del ex otra vez", dijo Mario Ávila, otro de los futbolistas con pasado en el Albinegro. "Es especial volver a La Visera, yo estuve seis años en Cipo. Ya me tocó enfrentarlo con Boca de Río Gallegos y Alianza. Es un estadio lindo, pero ahora estoy a muerte con el Rojo", sostuvo el delantero, que el año pasado dejó la actividad por cuestiones personales, pero volvió al conjunto capitalino por más.
Para el cordobés Ávila, Berra y también Joan Artaza, la presión la va a tener el local. "Por toda la gente que va a haber en el estadio, la presión la van a tener ellos. Hay que ver qué resultado consiguen en Bahía Blanca y cómo van a llegar al partido", analizó Artaza, quien estuvo en Cipo casi cuatro años, pero no llegó a debutar en el Federal.
"Es algo que no se dio, por cosas del fútbol, pero por suerte sí se me dio en Independiente", dijo el central. El capitán se mostró positivo con el presente del Rojo: "Es un buen grupo, que se lo ve muy ilusionado por los dos partidos de local que hicimos. Estamos muy enchufados y contentos".
Independiente ya enfrentó al próximo rival de Cipo: "Me sorprendió Villa Mitre; de los que enfrentamos ha sido el equipo más fuerte. Ahora hay que ver Cipo".
"Hubo un recambio importante. Lo bueno de nuestro plantel es que está equilibrado, hay jugadores jóvenes, con experiencia y referentes, como Manolo y Lalo", expresó Artaza. "Por lo que se ha visto, no hay tanta diferencia entre un equipo y otro. Hay clubes con más poder económico, como Madryn o Cipo, pero en definitiva creo que los partidos son parejos", manifestó Ávila.
En la temporada pasada, eran 14 los jugadores en el Rojo con pasado cipoleño. Por el recambio que hubo, quedaron cinco. Además de Berra, Artaza y Ávila, también están Javier Solís, quien estuvo un campeonato en el Albinegro, y Orlando Porra, casi cuatro años.

Taborda y el Perro Vera, los tanques al ataque

Cipolletti
Las lesiones de Jorge Gaitán y Germán Weiner (ambos desgarrados) motivarán cambios profundos en Cipolletti de cara al partido ante Villa Mitre del domingo a las 20, por la 4ª fecha de la zona Patagónica en el Federal A.
En ofensiva no abundan las variantes. Ante Deportivo Roca, en el banco de suplentes estuvo Daniel Opazo, juvenil que todavía no debutó en la división de ascenso y el complejo momento del equipo en la tabla no facilita su irrupción definitiva.
La otra chance es Gustavo Del Prete, valor de la cantera genuina de la institución, aunque desde el año pasado sus intervenciones han sido más continuas en la posición de carrilero que como delantero.
Ante este panorama, y con la habilitación de Jesús Vera, ver en cancha a los dos tanques comienza a ser posible en la cabeza del Ruso Homann. El mendocino no juega desde noviembre, cuando el Albinegro fue eliminado por Unión Aconquija. Había ingresado en el primer partido contra Sansinena, pero por una expulsión dejó la cancha cuatro minutos después de haber ingresado.
Sin un enganche natural, el equipo apostaría a un 4-4-2 bien definido. En ese dibujo de pizarrón Vera, junto a Cristian Taborda, suena con fuerza en La Visera, imaginando un partido en el que será fundamental aguantar la pelota en la ofensiva.
Con el retraso en la programación, más las dolencias de Marcos Lamolla, Gastón Valente y Lucas Mellado que iniciaron la semana con rutina diferenciada, el cuerpo técnico estiró la confirmación del equipo.
El Albinegro necesita ganar para abandonar la última posición rápidamente y acortar la distancia de cinco unidades con el líder, Independiente de Neuquén.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído