Boca, sin el sueño de la Copa, volvió a foja cero

El Xeneize inició el año con el objetivo de ganar la Libertadores, pero se quedó sin DT y el Guille no cumplió las expectativas.

Buenos Aires.- El primer semestre de 2016 para Boca se presentaba con el gran desafío de volver a pisar fuerte en la Copa Libertadores. Aunque Guillermo pudo levantar al equipo después del mal arranque de Arruabarrena, la eliminación con Independiente del Valle cerró la primera mitad del año de la peor manera.

Luego de un final de 2015 exitoso con la consagración en el campeonato local y la Copa Argentina, el equipo recibió un baldazo de agua fría en el segundo partido oficial del año. Por la final de la Supercopa Argentina fue vapuleado 4 a 0 por San Lorenzo y el puesto del Vasco tambaleaba. Esta dura caída lo privó de jugar la Copa Sudamericana y se acentuó luego de los dos partidos que perdió con River en el verano. Las derrotas con Atlético Tucumán de local y contra Racing por la 5ª fecha del torneo aceleraron su despedida y la llegada de Barros Schelotto.

Al Melli le tocó agarrar en una semana clave, a dos días del partido de Copa con la Academia y justo antes de un Superclásico con River. Con dos empates 0 a 0, el flamante DT salió bien parado de sus dos primeros desafíos. Un par de victorias en el torneo y la levantada en la Libertadores con tres victorias y el primer puesto del grupo le dieron crédito al Mellizo, que a pesar de haber declarado que “había que esperar hasta junio” para ver a su equipo, los resultados aparecieron rápido e ilusionaron a los hinchas.

32 partidos jugó en el semestre, 9 con el Vasco y 23 con el Mellizo. En total perdió 11.

Con el campeonato intencionalmente relegado, Boca apostó fuerte a la 7ª Libertadores y tras superar a Cerro Porteño y a Nacional en octavos y cuartos, llegó al parate por la Copa América Centenario clasificado a semifinales.

De esta manera, el técnico tuvo casi dos meses para poner a punto al plantel y poder reforzarse. Finalmente sólo llegaron Darío Benedetto, Fernando Zuqui, Walter Bou y Santiago Vergini (no disponible por lesión) y ninguno de ellos pudo ser determinante. Sólo Zuqui jugó los 180 minutos, Benedetto fue titular en Ecuador pero entró en el segundo tiempo de la vuelta, y Bou apenas jugó media hora. A pesar del sobrado tiempo y la inferioridad del rival, Boca fue derrotado en ambos partidos y se perdió la chance de volver a la final.

La inesperada caída cambió los planes de Guillermo que, a un mes de empezar el campeonato, iría en busca de más refuerzos. A pesar de haber gastado más de 8 millones de dólares, la dirigencia intentará vender o prestar a Gino Peruzzi, Marcelo Meli, Rodrigo Bentancur, Sebastián Palacios y Nicolás Colazo, que no son prioridad para el técnico, para generar ingresos.

Con la venta de Nicolás Lodeiro ya recuperó más de la mitad de lo que gastó. La idea de incorporar otro central, a pesar de que llegó Vergini, sigue firme y los días del Cata Díaz como titular estarían contados. Además podrían buscar un arquero para que le pelee el puesto a Agustín Orión.

El auspicioso comienzo de la era de Guillermo Barros Schelotto se diluyó con la eliminación copera y para el segundo semestre será como arrancar de cero.

Con caras largas, otra vez a entrenar

Luego de la eliminación de la Copa, Boca retomó ayer los entrenamientos en un clima poco feliz. El plantel, tras una breve charla con el cuerpo técnico, realizó trabajos regenerativos y el martes volverán a verse las caras.

La práctica fue a puertas cerradas y tuvo como único ausente a Agustín Orión, que faltó con aviso por cuestiones personales.

En la charla con los jugadores, Guillermo apuntó a levantar en lo anímico con la meta de superar rápido el cimbronazo que significó la caída en la Copa ante Independiente del Valle.

El que podrá ausentarse en los próximos días es Cristian Pavón que, al igual que Lisandro Magallán, formará parte de la Selección argentina sub-23 para los Juegos Olímpicos tras haber concluido antes de lo esperado la participación en la Libertadores.

El equipo, que ya pasó la primera fase de Copa Argentina, recién tendrá acción dentro de un mes (19 de agosto) cuando empiece el campeonato, por lo tanto están gestionando algunos partidos amistosos para no perder el ritmo.

A la espera de más refuerzos (con la expectativa de traer uno por línea), Boca vuelve a entrenar en dos días y se prepara para una larga espera hasta el torneo.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído