Boca y su gente, con la mente en otra copa

Empate en cero. El Xeneize puso suplentes para enfrentar a Huracán, que necesitaba ganar para pelear por el segundo puesto en el Grupo 2.

Buenos Aires.- Boca y Huracán igualaron en la Bombonera por 0-0, con la cabeza en la Copa Libertadores. Del lado local, porque están pendientes del choque ante Nacional de Uruguay del próximo jueves, por los cuartos de final. Los visitantes, en tanto, porque todavía mastican la bronca por una eliminación en la que se vieron perjudicados.

Por todo esto, Guillermo Barros Schelotto plantó un equipo totalmente alternativo y Domínguez puso lo mejor que tiene en busca de los tres puntos que lo acercaban al segundo lugar de la Zona 2, pensando en la posibilidad de entrar a la Libertadores 2017.

En un partido con pocas chances, Wanchope Ábila no trascendió.

El partido comenzó desordenado, con ambos yendo a buscar el resultado de manera acelerada, con más velocidad que pausa. Fue así como a los cuatro minutos de juego se dio una doble jugada de riesgo para los dos. Silva desbordó para los locales y mandó un centro que fue despejado por Marcos Díaz al medio del área. La pelota le quedó a Palacios, que remató y el arquero reaccionó bien. En la réplica se lo perdió Espinoza para Huracán, con una mala definición de izquierda frente a Sara. Después, el partido se tornó peleado y sin llegadas claras durante varios minutos.

"Tanto Tobio como Rolín tuvieron un buen partido y pudieron anular a Wanchope, que está pasando un gran momento". Guillermo Sara. Arquero de Boca

Con el correr de los minutos, Huracán mejoró y, dentro de la sequía de situaciones, a los 24 tuvo la primera aproximación de varias. Wanchope pivoteó en el área grande y tocó para el Rolfi Montenegro, que entraba de frente al arco. El 10 del Globo remató, pero la pierna de Tobio salvó a Boca. Tres minutos después, Espinoza le ganó a su marca a pura pelea, punteó cuando quedaba mano a mano con Sara y la pelota salió cerca. Boca también tuvo sus chances sobre el final. A los 40 minutos, un remate del juvenil Julián Chicco pasó cerca y, sobre la hora, un cabezazo de Silva se le coló a Marcos Díaz, pero el árbitro vio offside.

"Me sentí cómodo y tranquilo, no me quedó ninguna situación para convertir y ese es el enojo que tengo. ¿A quién no le gusta jugar en esta cancha?". Ramón Ábila. Delantero de Huracán

En el complemento, Boca salió más decidido y se adelantó un poco más en el campo de juego, pero sin lograr la peligrosidad buscada. La visita pareció sentir el cansancio del viaje a Colombia, pero intentó hasta donde pudo.

Sin jugadas de peligro, Boca tuvo una a los a los 42 minutos, cuando Palacios encaró en velocidad, enfrentó a los centrales y remató por arriba del arco. Un minuto después llegó un remate de Bogado desde muy lejos, que Sara desactivó sin problemas al enviar al córner. Esa fue la última de un partido en el que, a pesar de las situaciones mencionadas, dio la sensación de que los arcos nunca estuvieron en peligro real.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído