Boudou, al borde del juicio oral y público por Ciccone

El fiscal Di Lello consideró que se lo puede juzgar por corrupción.

Buenos Aires
El fiscal federal Jorge Di Lello consideró ayer que el ex vicepresidente Amado Boudou está en condiciones de ir a juicio oral y público en un tramo de la investigación por el caso Ciccone Calcográfica.

Mediante un dictamen presentado ante el juez Ariel Lijo, consideró que el tramo de la investigación referida al delito de cohecho está en condiciones de ser elevada a juicio oral y público.

Asimismo, sugirió profundizar la investigación en lo que hace a las negociaciones incompatibles con la función pública.

Di Lello pidió "completar la instrucción" y que se profundice "la investigación respecto de la ruta del dinero" puesto que a varios años de investigación se desconoce quién aportó el dinero a The Old Fund -del abogado Alejandro Vandenbroele- para que este adquiera el 70 por ciento del paquete accionario de Ciccone.

Al respecto, el fiscal recordó que le había pedido a Lijo que citara a declarar al banquero Jorge Brito, de Banco Macro, ante la sospecha que de allí sea el origen del dinero para la compra de Ciccone.

En la causa, además de Boudou, están procesados su amigo, el empresario José María NÚñez Carmona; Vandenbroele; el ex jefe de Gabinete del Ministerio de Economía, Guido Forcieri; el ex asesor de AFI Rafael Resnick Brenner; y el ex dueño de la gráfica Nicolás Ciccone.

En tanto, el yerno de Ciccone, Guillermo Reinwick, tiene falta de mérito, por lo que el fiscal Di Lello pidió que previo a enviar el caso a juicio, se resuelva su situación procesal, esto es si lo procesa o no.

"No se puede cerrar concretamente la investigación si antes no se resuelve la situación procesal de Reinwick, la que se encuentra expectante desde febrero pasado", añadió el fiscal. Di Lello recordó que en enero de 2014 había pedido la indagatoria del entonces titular de la AFIP Ricardo Echegaray, a raíz de que por planteo del organismo se levantó la quiebra que pesaba sobre la ex Ciccone Calcográfica y se permitió que esta sea adquirida por The Old Fund.

"Ello expone un cuanto menos llamativo e irregular manejo de las decisiones administrativas adoptadas por los funcionarios de la AFIP, durante el proceso que se llevó a cabo para el levantamiento de la quiebra de la empresa y su posterior adecuación a un plan de facilidades de pago", recordó Di Lello.

Echegaray, en estos días, presentó un descargo voluntario sobre su situación y, en virtud de ello, el fiscal Di Lello le solicitó al juez que lo procese: recordó que la AFIP intervino desde 2007 hasta la fecha en 500 pedidos de quiebra y en ninguno, salvo en el de Ciccone, pidió la opinión al Ministerio de Economía.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído