Bronquiolitis, la enfermedad que ataca a los bebés: ¿cómo cuidarlos?

No existe tratamiento específico para la enfermedad, que es la principal causa de internación en menores de 2 años.

El pecho se hunde y la respiración se convierte en un silbido chillón: los síntomas encienden la alarma en padres y madres de bebés pequeños, especialmente en esta época, en la que habitualmente se produce el brote de casos de bronquiolitis. “La bronquiolitis es una enfermedad viral que produce inflamación en los bronquiolos -las áreas más pequeñas y distales de los bronquios-, encargados de llevar el aire a los pulmones”, describe Carlos Velasco, médico del servicio de Neumonología Infantil del Hospital de Clínicas, en un comunicado difundido por la institución a días de la llegada del invierno, estación en la que se produce un marcado incremento en el número de casos, particularmente en los meses de junio y julio (aunque también se registra una importante concentración en mayo y agosto).

“Inicialmente, los síntomas son leves e inespecíficos: fiebre, tos, decaimiento, congestión nasal, falta de apetito y complicaciones para conciliar el sueño”, precisó.

Te puede interesar...

En lo que va del año se registraron 54.508 casos en menores de 2 años, mientras que hasta la semana 47 de 2018 se habían registrado 230.608 reportes, según datos del Área de Vigilancia de la Salud de la Dirección Nacional de Epidemiología y Análisis de Situaciones de Salud de la Secretaría de Salud de la Nación. “La magnitud de estas cifras y la cantidad de internaciones por esta causa, que afecta fundamentalmente a los lactantes, representan un verdadero problema de salud pública y exigen estar alertas y concurrir a la visita al pediatra o al centro asistencial más cercano ante la aparición de los primeros síntomas”, afirma Florencia Lución, de la Subcomisión de Epidemiología de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP).

No existe tratamiento específico para la enfermedad. La mayoría de los casos se maneja en forma ambulatoria y aproximadamente el 3% de los pacientes requiere internación para que se le administre oxígeno. Para la prevención, y solo en casos especiales (bebés de alto riesgo como prematurez, enfermedad cardíaca congénita o displasia broncopulmonar, entre otras muy precisas), se aplica en forma inyectable un anticuerpo monoclonal que ayuda a evitar la infección por virus sincicial respiratorio (VSR).

“La severidad de la bronquiolitis ocurre cuando la enfermedad progresa y el pulmón no puede cumplir su función básica de oxigenación. Esto lleva a un cuadro de insuficiencia respiratoria. La falta de oxígeno en sangre y tejidos y la acumulación de dióxido de carbono pueden poner en peligro la vida del niño que la padece”, explica Velasco.

Así se protege a los más pequeños

Ejemplos de cómo prevenir el contagio: estimular la lactancia materna, evitar la exposición al tabaquismo, no dejar en contacto a bebés con personas resfriadas o con enfermedad respiratoria aguda (los niños tienen alta carga viral, contagian más, por ello no se los debe enviar al jardín cuando enferman), estimular la rutina de lavado frecuente de manos con agua y jabón, limpiar y desinfectar superficies y objetos como juguetes y las manijas de las puertas, y cubrirse la boca y nariz con el antebrazo al toser o estornudar.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído