El clima en Neuquén

icon
39° Temp
24% Hum
La Mañana Guerra en Ucrania

CAFI: "Hay que ver cómo sigue el negocio con Rusia"

Los exportadores ponen el foco en la logística, la cadena de pagos y no se descarta que haya problemas futuros con la demanda. 

La guerra en Ucrania y las sanciones impuestas a Rusia suman problemas imprevistos para la producción frutícola del Valle. Por estos días, los exportadores ponen el foco en la logística, la cadena de pagos y no se descarta que haya problemas futuros con la demanda.

“Hay que ver cómo se resuelve la logística, cómo queda el sistema de pagos y cómo queda la economía real con devaluación del rublo en relación a la demanda y el consumo. Esos tres frentes son los que más nos tienen en alerta para ver cómo sigue el negocio con Rusia”, dijo Marcelo Loyarte, gerente general de la Cámara Argentina de Fruticultores Integrados (CAFI), en declaraciones a LM Neuquén.

- ¿Cuál es el estado de situación con las exportaciones a Rusia?

Cuando empezó el conflicto, la gran incertidumbre que tuvimos es qué iba a pasar desde el punto de vista logístico, si la fruta iba a poder seguir exportándose. Después apareció otra duda y era si la fruta que había salido iba a poder entrar a Rusia y la semana pasada esa parte estaba en duda y parte de la fruta no iba a llegar a Rusia.

Ahí se dispararon todas las alarmas porque no sólo estaba en discusión la fruta que estaba en camino sino también toda la fruta que exportamos.

Al día de hoy se están haciendo negociaciones en todos los niveles para ver si se puede rescatar parte de la fruta que ya salió y seguir trabajando para ver si existen algunas alternativas de alguna salida logística para ver si algo se puede exportar, para que no se paralice todo el comercio. En eso estamos trabajando, no tenemos nada concreto.

- ¿A qué te referís puntualmente con “todos los niveles”?

A nivel diplomático como de las empresas y sus compañías navieras. Se ha contactado con nosotros gente de la Cancillería y de la Agencia de Promoción de Exportaciones, se pusieron a disposición, con ellos tenemos un diálogo fluido, hay que ver cómo evoluciona día a día… Ver cómo están funcionando los puertos, qué puede pasar con las sanciones económicas. Hay un canal abierto para ir monitoreando todos los días.

- ¿Es un problema de logística o también en la cadena de pagos?

El problema viene por las sanciones que se le vayan aplicando a Rusia. En la medida en que las compañías navieras no puedan entrar en los puertos rusos o trasbordar la fruta en Europa… Recordemos que la fruta va a los puertos europeos y de ahí se transborda hacia Rusia. Es muy importante ver cómo evoluciona el conflicto.

- ¿La exclusión de Rusia del Código Swift afecta a la fruticultura o los alimentos están exentos?

Cuando surgieron estas medidas no todos los bancos rusos estaban involucrados, no había quedado imposibilitado el cobro de las operaciones. Eso fue en su momento y ahora el panorama es que hay que ver cómo se resuelve la logística, cómo queda el sistema de pagos y después hay que ver cómo queda la economía real con la devaluación del rublo, ver qué pasa con la demanda y el consumo. Esos tres frentes son los que más nos tienen en alerta para ver cómo sigue el negocio con Rusia.

- ¿Se están buscando otros mercados para reemplazar?

Si. En primer momento el objetivo es buscar la manera de reorientar esta fruta. Es muy probable que se reoriente a mercados de Latinoamérica, a alguno de Asia y muy poco al mercado interno porque no es muy consumidor de peras. El gran problema es la pera porque es lo que más exportamos a Rusia.

Como el mercado interno no es muy consumidor de peras, no se le puede derivar mucho volumen.

- ¿Se lo veían venir?

No, no pensábamos que esto fuera a suceder, bajo ningún punto de vista. Cuando se desencadenó el conflicto bélico pensábamos que los tiempos iban a ser más breves, pensábamos que la guerra iba a durar mucho menos… Estamos viendo que va a durar mucho tiempo y los efectos también. Indudablemente, una vez que termine el conflicto van a venir consecuencias económicas y financieras para todo el mundo.

Al principio estábamos muy preocupados, hoy estamos ocupados en ver cómo se pueden ir resolviendo los temas día a día. Es una situación difícil, es muy complicada pero El Valle tiene la capacidad de resolver problemas. Se le va a encontrar la vuelta con algún redireccionamiento de fruta. También tenemos un canal abierto con el gobierno nacional y con los legisladores de la región en relación a medidas que nos puedan ayudar a mitigar el efecto porque esto va a tener un efecto, indudablemente.

Agustín Argibay Molina habló de la pérdida de 70 millones de dólares si no se pudiera exportar nada a Rusia, la región perdería 70 millones de dólares. Si no se pudiera redireccionar, creemos que el impacto no va a ser tan grande pero todavía no lo podemos dimensionar. Todos los días surge una variante. Si va a haber un impacto, si no se mandara nada a Rusia se perderían 70 millones de dólares.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario