Calor tropical bailable

Mientras prepara su nuevo CD, Babasónicos puso al Casino Magic al rojo vivo con un setlist eléctrico que recorrió su biografía musical.

Luego de dos años de mutar a las sonoridades acústicas con Impuesto de fe y su otra cara, Repuesto de fe, Babasónicos decidió retomar sus raíces rockeras para volver un poco a la desfachatez de siempre, un tema que Adrián Dárgelos, en su nueva versión de barba tupida y entrecana a lo José Larralde, maneja a su antojo cuando comienza a desplegar canciones en donde conviven el caos, la sensualidad y el romanticismo.

La nueva visita a la ciudad de la banda de Lanús otra vez estuvo al servicio de sus canciones con un salón Rainbow de Casino Magic desbordado, que, como pocas veces, se convirtió el último viernes en una pista bailable.

En esta etapa, transitando el camino de su nuevo disco –su lanzamiento está previsto para agosto–, los Baba aprovecharon para pasear por su catálogo de 25 años de vida y darse una vuelta por Jessico (2001) con “Fizz” (una de las sorpresas de la noche) y “Pendejo”. Más atrás en el tiempo el turno sería para “Desfachatados”, de Miami (1999), una placa casi cinematográfica que podría haber cabido en algún film de Tarantino.

Casi sin darse respiro entre cada tema, los puntos más festejados fueron la llegada de Infame (2013) con “Fans de Scorpions” (“Hace 13 años que no lo tocábamos”, diría Dárgelos), “Curtis”, “Once” y el irresistible “Putita”, clásico difícil de borrar de cualquier setlist de la banda.

A la hora de subir más arriba la electricidad y la distorsión, el grupo se despachó con “Estoy rabioso” y luego aplicó su faceta electrónica con “Monga nunca” (de proyecto BBS) y “Microdancig”, este último con Diego Uma agitando al público a celebrar la fiesta. Si hay que citar rarezas, “Confundismo” (incluido en Luces, 2003) fue el que dio la nota, mientras “Patinador sagrado” y “Calmática” (de Dopádromo) pidieron permiso para sorprender a los fans de primera hora. En su vuelta a la electricidad y para cerrar una noche encadenada de hits, algunas rarezas y clásicos, Babasónicos regaló un capítulo especial de su camaleónica biografía, que en esta ciudad estuvo bajo un manto de “calor tropical”, según describió Dárgelos, junto a una banda que no se calmó nunca. (L.C.).

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario



Lo Más Leído