El clima en Neuquén

icon
23° Temp
18% Hum
LMNeuquen Justicia

Caso Ávalos: declara don Asunción por la desaparición de su hijo

Este martes se retomaron las testimoniales. Pese a la pandemia y a que es persona de riesgo, Asunción Ávalos acudió al edificio de la Justicia Federal.

En medio de la pandemia, don Asunción Ávalos (86), pese a ser persona de riesgo, acudió hasta el edificio de la Justicia Federal para declarar en el marco de la causa que investiga la desaparición forzada de su hijo.

Sergio Ávalos fue visto por última vez con vida la madrugada del 14 de junio de 2003 en el interior del boliche Las Palmas. Los abogados querellantes de la familia, Sergio Heredia y Leandro Aparicio, confiaron que al joven estudiante de la Universidad Nacional del Comahue lo mataron en el boliche entre las 7 y las 7:15. Después, lo sacaron e hicieron desaparecer su cadáver.

Te puede interesar...

Los principales sospechosos de la desaparición forzada de Sergio, que lleva 17 años, es todo el personal de seguridad del local Las Palmas.

La nueva ronda de testimoniales se retoma hoy después de frenarse producto de la pandemia de Coronavirus. Hasta el momento se han tomado unos 50 testimonios y restan unos 30 más para cerrar esta etapa.

AM conferencia Sergio Avalos desaparecido hace 16 años (1).jpg

Posteriormente, el juez federal Gustavo Villanueva deberá valorar si hay elementos suficientes como para generar la imputación de todos o algunos de los integrantes de la seguridad del boliche.

Todos los nombres

El boliche era propiedad de Pedro Raúl Nardadone, quien había puesto como encargado a su yerno, Patricio Sesnich.

De acuerdo con los documentos de la causa y de la Procuraduría, la noche que desapareció Ávalos, además del encargado, estaban presentes las siguientes personas: en seguridad, Rubén Ferreyra, muy allegado a Nardadone. A este se sumaban los militares Sergio Torres, Roberto Alejandro Costa, Osvaldo Carracedo, María Alejandra Siboldi y Pedro Sepúlveda Palacios, que era un militar retirado; los policías neuquinos que se encontraban en el lugar eran Juan Darío Arévalo Smith, Irene Fuentes, José Luis Flores y Alfredo Humberto Cortinez; además, había un empleado de la Municipalidad de Neuquén, Eugenio Alejandro Tarifeño, que también está en los registros como personal de seguridad.

A la hora de desarrollar las tareas, se dividían la seguridad en interna y externa. No eran posiciones fijas, sino que podían variar de acuerdo con el día y las alternativas de la noche.

p28-f1-caso-avalos.jpg

En el área administrativa, y a cargo de cambiar las cintas de las videograbadoras de las cámaras de seguridad, estaba María Teresa Monsalve.

Al listado se suman los hermanos Ítalo Edgardo Soto y Celedino Soto, un suboficial de la Policía que se desempeñó en la U11, a quienes en febrero de 2018 les allanaron un complejo de departamentos en el barrio Mariano Moreno, donde pasaron el georradar y se hicieron excavaciones en busca de los restos del estudiante de Ciencias Económicas, que no fueron localizados en dicha propiedad.

Todo el personal de Las Palmas pasó por distintas testimoniales, siempre negaron haber visto a Ávalos y nunca fueron indagados ni imputados en la causa.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

33.333333333333% Me interesa
3.030303030303% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
63.636363636364% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario