El clima en Neuquén

icon
18° Temp
55% Hum
La Mañana COVID

César González, el médico que combate el Covid en el Hospital Heller

Creó una sala especial en tiempo récord durante el momento más crítico de la pandemia y hoy pide más conciencia social y más compañeros para seguir luchando contra la enfermedad.

Quien no repare en sus diplomas de Medicina podría pensar que César González es un soldado. Dueño de una vocación inquebrantable, respondió obediente al llamado de una guerra nueva, ignorando la incertidumbre, el cansancio y el miedo. Como jefe del área Covid en el Hospital Heller, y después de un año entregándose al fulgor de la batalla, aún hoy empuña sus mejores armas para combatir una enfermedad que ya asoló a miles de neuquinos.

César es médico clínico especializado en neumonología y trabaja desde hace casi 13 años en el Hospital Heller. Ese centro de salud, en el corazón del oeste neuquino, fue elegido para convertirse en el hospital “limpio” durante los meses más estrictos de aislamiento. Mientras el Castro Rendón y el Bouquet Roldán atendían a los casos sospechosos de coronavirus, este edificio sanitario recibía a todos los pacientes con otras patologías.

Te puede interesar...

“Ya desde entonces creció mucho el ritmo de trabajo, cuando éramos hospital no Covid”, recuerda el profesional. En esos primeros meses del 2020, cuando los contagios aún eran escasos, todas las enfermedades no vinculadas al coronavirus se atendían en el Heller. Justo entonces, cuando se limitó la circulación y muchas personas se beneficiaron con el teletrabajo, los médicos de este hospital se exponían a los contagios en labores presenciales y cada vez más intensas.

césar gonzález 1.jpg

Después, todo fue peor. Las estadísticas provinciales mostraban un marcado ascenso en el número de contagios y la respuesta sanitaria de los hospitales comenzó a rebasar los límites. Fue entonces cuando los médicos del Heller, que no habían pasado por capacitaciones, incorporación de equipos ni simulacros, tuvieron que improvisar un área Covid para contener las urgencias que amenazaban con saturar el sistema sanitario de la provincia.

“Yo me convertí en el jefe de la sala Covid y, junto con los referentes de enfermería, me tocó transformar una sala estándar de internación en una terapia intermedia”, dice César y aclara que, por fortuna, sus pedidos fueron escuchados y llegaron los equipamientos necesarios para ganar complejidad en tiempo récord.

Así, el Hospital Heller sumó un espacio con 14 camas que asistían a los pacientes a través de distintas tecnologías, desde cánulas de oxígeno hasta respiradores. Esta sala era el sostén de aquellos enfermos críticos, que esperaban una vacante en las unidades de terapia intensiva para evitar ese destino atroz que el coronavirus les tenía reservado a muchos.

Como jefe del área Covid, César se encargó de implementar un sistema de videollamadas para que los familiares de los enfermos pudieran acompañar a los pacientes internados. “Al principio no se permitían las visitas, y en los casos más lamentables, cuando la persona nos dejaba, tampoco se podían despedir”, reconoce. De a poco, y a partir del caso Solange, las medidas se flexibilizaron y la sala del Heller se llenó con un poco más de humanidad.

Aunque César no recuerda el momento exacto, sospecha que se contagió en esa misma habitación, mientras intubaba a un paciente afectado por Covid-19. Cuando el test le dio positivo, él ya sentía un cansancio generalizado y un dolor muscular que le agarrotaba sus músculos ya cansados por el esfuerzo. El virus fue amable con sus vías respiratorias y el médico se aisló sólo para volver, 10 días después, a seguir entregado a su trabajo de siempre.

“Cuando me contagié yo, se contagiaron otros 5 médicos del área Covid”, recuerda. Este servicio cuenta con apenas 12 profesionales, por lo que el plantel quedó reducido a la mitad y el trabajo se duplicó para los que quedaron sanos. “Después se contagiaron los demás, en otra oleada, y nosotros tuvimos que trabajar el doble”, admite. De los 12 médicos que atienden los casos Covid en el Heller, 10 se vieron afectados por la enfermedad.

césar gonz3.jpg

César tuvo que limitar las visitas a sus padres, que son adultos mayores, y afrontar la enfermedad en carne propia. Tuvo que trabajar un año entero “en temporada alta” y con apenas dos semanas de vacaciones. Y tuvo que afrontar el dolor de ser el mensajero de muchas malas noticias para las familias de los enfermos. Pero no se cuelga medallas. Y tampoco se siente cómodo con el mote de héroe.

“Todos los que estudiamos medicina o alguna carrera relacionada, lo hicimos por una vocación de servicio”, dice César y continúa: “A nosotros, los de la primera línea, nos llamaron al combate más furioso, pero incluso cansados, seguimos haciendo eso para lo que fuimos formados”. Y su vocación de los inicios se trasluce ahora, en medio de una pandemia que jamás se hubiera imaginado ni en sus sueños más exóticos.

Pero ni la ayuda que le brinda a los demás ni los aplausos de las 9 de la noche niegan otra realidad evidente. Tanto César como su equipo son trabajadores, y están en condiciones de contratación que los obligan a tomar una cantidad casi obscena de guardias mensuales donde trabajan a un ritmo agobiante. Con doce meses sin actualizaciones salariales, su sala Covid está temporalmente cerrada por un paro de enfermería, y él sigue atento las propuestas del Poder Ejecutivo para que llegue la resolución del conflicto y se pueda restablecer su misión en el Heller.

Ya con ambas dosis de la vacuna aplicada, César afronta sus nuevos retos con menos tensiones, porque sabe que un nuevo contagio no va a derivar en un cuadro grave de la enfermedad. Y dice que, si pudiera pedir cualquier cosa, si se le cumpliera cualquier deseo, no imploraría por más vacaciones o mejor tecnología, sino por compañeros nuevos: más médicos preparados para luchar codo a codo contra una pandemia que aún no terminó.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

4.093567251462% Me interesa
87.134502923977% Me gusta
0% Me da igual
4.6783625730994% Me aburre
4.093567251462% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario