El clima en Neuquén

icon
16° Temp
29% Hum
LMNeuquen clases

Clases virtuales: docentes perdieron casi a la mitad de sus alumnos

Una investigación de campo en Cutral Co y Plaza Huincul reveló cómo trabajan los docentes en pandemia. Es el único estudio de este tipo en la provincia.

Con la virtualidad, los docentes neuquinos perdieron casi la mitad de sus alumnos y debieron achicar contenidos, porque los contactos con sus estudiantes son intermitentes. Lo reveló una investigación de campo que hicieron profesores de Historia y Lengua de Cutral Co y Plaza Huincul. Es el único estudio de este tipo en la provincia y uno de los pocos en el país. Los autores se sorprendieron con los resultados.

El estudio se hizo entre mayo y agosto, con un centenar de docentes de los cuatro niveles: inicial, primario, medio y superior. Abarcó a escuelas públicas de ambas localidades, a través de encuestas semiestructuradas, con preguntas abiertas.

Te puede interesar...

“La idea surgió en un grupo de amigos que damos clases en terciaria y secundaria, porque discutíamos lo que vivimos con este cambio tan abrupto a la virtualidad y nos preguntábamos si a todos les pasaba algo parecido”, contó Silvio Seoane, uno de los autores.

El equipo se completa con Carlos Blasco, Eduardo Contreras, Ramiro Puertas y Franco Solavagione. La investigación los absorbió tanto que se convirtió de a poco en un trabajo científico, que ahora planean publicar en una revista académica.

Silvio señaló que esperaban encontrar problemas de conectividad, “pero vimos números muy impactantes, como la falta de contacto con casi la mitad de los estudiantes y que eso se repita en todos los niveles”.

clases-virtuales-zoom.jpg

La encuesta mostró que los profesores de secundaria mantienen un vínculo con el 48 por ciento de sus estudiantes, en promedio. La proporción baja a un 44 por ciento en los jardines de infantes y a un 43 por ciento en terciaria. Sólo en las primarias, el panorama es un poco más alentador, con un 62 por ciento de los chicos que participa de las clases.

La investigación reveló además que, de los alumnos que siguen en contacto, la mayoría se comunica de forma intermitente, algunas clases sí y otras no. En general, los que mantienen un vínculo fluido no llegan a un tercio del curso.

En Neuquén una computadora estándar que sirva para dar clases cuesta 1.124 dólares. Es un monto tres veces más alto que el salario mínimo docente, que ronda los 34.500 pesos. Además, el servicio de conexión a Internet por fibra óptica de hasta 10 megas equivale a una décima parte de ese sueldo.

El informe remarca también que dos de cada tres docentes modificó “mucho” sus contenidos para adaptarlos a la virtualidad. En la mayoría de los casos, el cambio implicó una reducción de saberes. Otras estrategias fueron reemplazar lo que tenían planificado por temas asociados a la pandemia y “revisitar” lo que se aprendió en años anteriores. Por eso, casi todos alegaron que no hay chances de que sus alumnos acrediten conocimientos nuevos en una evaluación.

Para la mitad de los docentes, es muy probable que la emergencia modifique el funcionamiento de las escuelas a futuro, aunque difieren en si eso es positivo o negativo. Silvio destacó como otra conclusión “que no es como el eslogan de que seguimos educando como si no pasara nada, porque nos faltan estudiantes y está claro que la enseñanza ya no es la misma”.

Resumen - El trabajo docente en tiempos de pandemia.pdf

-> El 26 por ciento da clases con un celular

Uno de cada cuatro docentes dicta clases a través del celular, porque no tiene otra forma de garantizar la virtualidad. Fue otro de los datos salientes de la investigación de campo que se hizo en Cutral Co y Plaza Huincul, entre mayo y agosto de este año.

Según el estudio, el 26 por ciento de los educadores se conecta con el celular, el 63 por ciento con una computadora propia y otro 10 por ciento con un equipo prestado. Los que no tienen ninguna herramienta electrónica son apenas el 1 por ciento y una proporción similar utiliza una tablet. Además, el 63 por ciento comparte el dispositivo destinado a la escuela con otros integrantes del grupo familiar.

Docentes-computadora.jpg

En cuanto a la jornada laboral, el 86 por ciento de los docentes afirmó que trabaja más tiempo con la virtualidad, porque demora en planificar y preparar las clases. La recarga horaria es más frecuente en nivel medio y superior y tiene menor incidencia en inicial y primaria.

Los autores de la investigación resaltaron también que, en todos los casos, los educadores destinaron parte de su sueldo para el equipamiento informático, los materiales didácticos y la conexión a Internet. En cuanto a la preparación profesional, apenas un tercio recibió alguna capacitación en tecnologías de la comunicación (TICs) que sirva para las clases y con frecuencia la pagó de su bolsillo.

Al evaluar cómo es la enseñanza durante la pandemia, dos de cada tres docentes dio una respuesta crítica, asociada a la dificultad para conectarse con sus estudiantes y la falta de herramientas adecuadas para cumplir su tarea.

Alumnos-sin-acceso-a-internet.jpg

-> Las nuevas “escuelas-isla”

Otra de las conclusiones del estudio de campo sobre los docentes en pandemia es que, en Neuquén, el sistema educativo dio lugar a “escuelas-isla”, desconectadas entre sí.

En la encuesta, más de la mitad de los educadores afirmó que no tuvo acompañamiento institucional para adaptarse a lo virtual y, si lo hubo, provino en gran medida de sus pares. Los autores definen a ese proceso como una “híper-fragmentación educativa, en la que no hay directrices claras desde los organismos centrales”.

Silvio Seoane, uno de los investigadores, señaló “que cada uno trabaja como puede, como se le ocurre, pero en gran medida solo; porque hoy tenemos escuelas-isla y no podemos hablar de un sistema educativo que funcione como tal”.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

60.989010989011% Me interesa
4.3956043956044% Me gusta
2.1978021978022% Me da igual
3.8461538461538% Me aburre
28.571428571429% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario