Como decía Galán, "hay que besarse más"

La gente besa poco: falta de tiempo, una razón.

Italia
No le faltaba razón al dueño del living del amor más famoso de la Argentina. “Hay que besarse más”, decía Roberto Galán en su popular programa Yo me quiero casar, ¿y usted? El beso aumenta el afecto hacia los seres queridos y provoca una fuerte descarga hormonal en la pareja. Sin embargo, en los últimos tiempos parece estar pasando a un peligroso segundo plano.

En Italia, un estudio realizado en ocasión de la Jornada Mundial del Beso, que se celebra los 6 de julio en honor al aniversario del primer beso que entró en el Guinness, que tuvo una 31 horas y 30 minutos en 2005 y se produjo en el Reino Unido, demostró que las personas se olvidan de besar porque están compenetrados excesivamente con su trabajo o por la fijación que provocan las redes sociales.

La investigación se llevó a cabo entre 4000 italianos, hombres y mujeres entre los 18 y los 65 años, y un panel de 60 expertos entre psiquiatras y psicólogos. Siete expertos sobre diez (72%) mencionan que besar ayuda a vivir mejor porque une, junta numerosos aspectos positivos. El 20% avala este gesto como positivo aunque no lo cree esencial y sólo el 8% tiene dudas sobre el valor del beso.

Pero, ¿cuáles son los efectos positivos del beso? En el 72% de los casos, recibir un beso aumenta el afecto entre las personas. Además, el contacto entre los labios provoca una importante descarga hormonal (65%) que permite a hombres y mujeres sentirse más atendidos y seguros, tanto en la pareja como en las relaciones de amistad (beso en la mejilla). Y desde el punto de vista emotivo, da más seguridad al individuo (57%), que afronta la jornada de mejor humor.

¿Y por qué se descuida el beso? En la mayor parte de los casos admiten que tienen poco tiempo para besar (39%). Las redes sociales (26%) hicieron que estos tiernos gestos beso pierdan su cotidianeidad. “El beso, tanto el amistoso como el pasional, es importante en el comportamiento prosocial -afirma el psiquiatra Michele Cucchi-. Lamentablemente es un gesto muy ritualizado u olvidado, casi extinto, sobre todo en las parejas. Con el beso del enamorado se intercambian feromonas -moléculas de la atracción sexual-. El hombre transmite testosterona, excitante para la mujer. Y los besos dan un impulso directo al rinencéfalo, que es el área antigua de nuestro cerebro que permite la excitación sexual”.

Boca o mejilla
¿Y a los hijos?

Suele generar polémica cuando los padres besan a sus hijos en la boca: Freud al margen, no deja de ser un gesto de cariño.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído