Con Djokovic hay rey para rato

Abierto de Australia. El serbio conquistó el primer Grand Slam de la temporada. Es el sexto título que consigue en Melbourne. El Nº 1 del mundo alcanzó así al local Roy Emerson e igualó a Björn Borg y a Rod Laver, con 11 torneos de los grandes.

MELBOURNE, AUSTRALIA
El cuerpo de Novak Djokovic se estira hacia límites imposibles en cada pelota. Así también moldea su récord, que no para de crecer y convierte al Nº 1 del ranking de la ATP en la figura del futuro cuando empieza a notarse el declive de una generación que tiene como referentes a Roger Federer y Rafael Nadal. El serbio, vencedor del escocés Andy Murray por 6-1, 7-5 y 7-6 (3) en la final del Abierto de Australia, el primer Grand Slam de la temporada que conquistó por sexta vez, es el punto de partida para debatir la dimensión que tomará su carrera en los próximos años.
En la actualidad no hay rival que se le resista. Transcurrido el mes inicial de este año, esto quedó demostrado en los primeros torneos disputados. El propio Federer (3) lo sufrió en semifinales de Australia el viernes; ayer lo padeció el británico (2) y a principios del mes de enero, el español Nadal, que cayó en la final de Doha en Qatar. Todos ellos golpeados desde el arranque con un contundente 6-1 y luego vencidos.
Con el triunfo en este primer torneo grande del año, Nole igualó el record del local Roy Emerson (6 veces campeón de Australia) y a los legendarios Björn Borg y Rod Laver, con once torneos de Grand Slam. Delante de él sólo están Emerson, con 12; Nadal y Sampras, con 14, y Federer, con 17.
No hay metas que se le resistan al espigado campeón. O sí: Roland Garros, su gran objetivo por ahora pendiente (en 2015 perdió la final). Su estremecedor dominio se resume en siete torneos ganados en forma consecutiva: el US Open, Pekín, los Masters 1000 de Shanghai y París, el Masters de Londres, y el Doha y el Abierto de Australia de este año.
En este lapso, su récord es de 38 éxitos y sólo una caída, la que sufrió contra Federer en el round robin del ATP World Tour Finals, en Londres.
Dispuesto a mejorar el excepcional 2015, temporada en la que sólo flaqueó en París, en la final de Roland Garros que perdió con el suizo Stanislas Wawrinka, Djokovic asume el desafío como una de sus principales metas además de ganar los cuatro grandes.
Siempre dispuesto a buscar diferentes recursos para mejorarse, desde regímenes dietéticos, entrenamientos físicos y fitness, hasta la búsqueda de entrenadores reconocidos (Boris Becker es el actual), Djokovic no cesa en su sueño de dominar en tenis de los próximos años. Murray, quien le precede en el ranking, es un magnífico tenista pero entre ambos hay una diferencia más amplia que la indicada por el escalafón. Están los datos para corroborarlo como telón de fondo de la actuación de ayer: 22 victorias del balcánico por 9 de su rival en el mano a mano con una brecha menor, pero igualmente a favor del campeón, de 8 contra 6 en finales.
Nadie, por el momento, puede con el Nº 1. Nole suma 61 títulos (uno más que Andre Agassi; a sólo uno de Guillermo Vilas), 94 triunfos en sus últimos 100 partidos, 182 semanas como número uno, 10 GS de los últimos 21, 13 trofeos desde enero de 2015. Números que certifican su avanzada para ser el más grande. Dueño de un nivel exquisito y un dominio psicológico equilibrado, a los 28 años nadie puede con él.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído