Con el sello de Hugo Saccoccia

Juan Ignacio Jafella presentará el sábado, a las 22, en El Arrimadero su versión de “Modelos de madre para recortar y armar”, obra escrita por el fallecido dramaturgo.

Dirigida por el mendocino Guillermo Troncoso, la puesta fue vista y "aprobada" por el propio Saccoccia durante una función en 2008.
 
Neuquén >
Hay un frase común que versa “Madre hay una sola”. Esa sentencia es la que se encarga de desbaratar Juan Ignacio Jafella en “Modelos de madre para recortar y armar”. Mostrando seis estereotipos de madres más que reconocibles, el joven mendocino se pone al frente de un texto escrito en 1982 por el querido y reconocido dramaturgo Hugo Saccoccia, gran impulsor del teatro desde el interior del país y fallecido el año pasado. Dirigido por Guillermo Troncoso el actor llegará por primera vez a un escenario local para presentar este unipersonal que consiguió la aprobación del propio autor. Su actuación será el próximo sábado a las 22 en el Arrimadero (Misiones 234).
 
De otro siglo

Con la dosis exacta de humor y algunos toques de dramatismo -que surgen en el momento mismo en que la situación consigue aberrantes puntos de coincidencia con la realidad-, la puesta habla sobre la difícil relación madre-hijo.
“Si bien es de los ’80, hay muchas cosas que no pasan de moda. Habla mucho de lo barrial, los vínculos, de lo que pasa dentro de la casa. Uno se siente identificado con muchas de las cosas que suceden”, describió el actor que –a diferencia de la versión original que fue pensada para varios actores- en escena se desdobla en múltiples roles, a partir de la técnica del juglar.
Esta figura teatral, revitalizada en el siglo XX por el actor y escritor  Armando Fo, tiene como ventaja expresiva poder desarrollar un juego en el que el actor pasa de un personaje a otro sin necesidad de cambiar de vestuario o maquillaje, poniendo todo el peso en el trabajo corporal y en los matices vocales.
De esta forma en la puesta se establece un juego entre presentadores y personajes, todos interpretados por Jafela.
 
Galería
Despojado de escenografía y armado únicamente de su gran versatilidad, el mendocino  traerá a escena seis arquetipos de madre: La primeriza que esta tratando de ver cómo educar al pequeño; la que se niega a ver que su hijo ha crecido; la absorbente y celosa que en una charla con su nuera hace todo por boicotear la relación; y la ama de casa abnegada que de manera “grotezca pinta una realidad muy opresiva” y vive en una suerte de cárcel que ella misma se ha construido.
También esta la madre sobreexigente que no tolera el menor fracaso escolar de su hijo; la negadora que no quiere admitir las travesuras de su hijo y busca justificar cada “maldad” que hace. Y al cierre de toda esta pintorezca galería de arquetipos, la reflexión: “Valorar a la madre mientras esté con nosotros; porque a pesar de sus errores, sobreprotecciones y amor desmedido, será la figura que mayor nos marque en nuestra existencia”, dijo el actor.
 
Generoso
“Saccoccia vió una función en 2008. Le gustó mucho esta versión y valoró el hecho de estar haciendo textos de un autor del interior en Buenos Aires. Nos escribíamos mails y me decía que estaba muy contento con la versión”, recordó Jafella sobre una presentación que el ex presidente de la Bibliteca Teatral Hueney de Zapala presenció en La Salita, un espacio teatral y cultural ubicado en Capital Federal.
“Era muy generoso con los actores. Fue a ver una función donde había poquitas personas y no se presentó. Cuando lo vi entrar sospeché que era él, porque había visto una foto suya. Y cuando salí del teatro se estaba pidiendo un whisky. ‘¿Querés?’, me ofreció, y ahí le dije: ‘¡Usted es Saccoccia!”. Charlamos un rato, después nos mandamos un par de mails y me ayudó un a difundir lo que estaba haciendo. Escribió un texto y lo mando a un montón de conocidos para que fueran a ver la obra”, comentó el actor que desde 2007, ya lleva más de 50 funciones con “Modelos…”.

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído