Con un bebé en brazos asaltaron a dos jubiladas y las torturaron

"Calentaban los cuchillos y me los ponían en la cara", contó una de la víctima del violento asalto. El escape de la pareja de ladrones con su pequeña quedó registrado por una cámara de seguridad.

Una pareja de delincuentes protagonizó un violento asalto con un bebé de 10 meses en brazos. El episodio ocurrió el sábado a las dos de la tarde en la casa de dos jubiladas, ubicada en entre las calles 44 y 4 de la localidad bonaerense de Santa Teresita. Las víctimas fueron golpeadas mientras la dupla le desvalijaba la casa. El escape de los delincuentes con la pequeña, quedó registrado por una cámara de seguridad.

Para entrar al domicilio de los ladrones colocaron un felpudo debajo de la puerta del garage, empujaron la llave para que cayera sobre él y lo arrastraron para conseguirla y poder entrar. Ya en el interior de la vivienda desplegaron toda su violencia contra dos mujeres de 80 y 84 años, que nada pudieron hacer para resistir el feroz asalto.

Te puede interesar...

"Me pegaban con una saña. Calentaban los cuchillos y me los ponían en la cara, en todas partes. La bebé de 10 meses se la pasó llorando y gritando pobrecita".

Con sus víctimas aterrorizadas y heridas, los ladrones llenaron bolsos con todos los objetos de valor que encontraron. A la hora de huir, el hombre le hizo “la escalerita” a la mujer, que logró trepar la pared para salir a la calle. Mientras hacía esto, el ladrón dejó a su hija y al botín en el piso. Cuando su pareja llegó a lo más alto de la medianera, le pasó a la criatura, tiró el bolso y luego trepo por sus propios medios. El escape quedó registrado por una de las cámaras de seguridad instaladas en la vivienda.

"Los conocíamos porque ya nos robaron otra vez, son de Mar del Tuyú y roban por todos lados. Él tendrá unas 23 o 24 años, la chica debe tener 20. Esta vez estarían drogados porque no creo que se pueda hacer esto a un ser humano grande que puede ser tu abuela. Querían más plata, no tenía y me rompieron todo: el sommier, los sillones, tiraron todo abajo", aseguró una de las víctimas este martes en diálogo con TN.

"Me golpearon muchísimo, calentaban los cuchillos y me los ponían en la cara, en todas partes. Me pegaban con una saña, tengo unos chichones en la cabeza. Yo gritaba", agregó.

"Tienen que quitarle la bebé porque son dos loquitos. La bebé de 10 meses se la pasó llorando y gritando pobrecita. La tiraban arriba de la cama, en un sillón", añadió sobre la criatura que fue testigo de la virulenta entradera.

Embed

Indignada la jubilada señaló que piensa mudarse porque no quiere volver a ser víctima de la inseguridad. "Es una casa hermosa pero me voy a ir porque no se puede vivir así. Acá no hay nadie a las dos de la tarde. Ya es el segundo robo en dos años. Cuando yo vine acá era un paraíso, dejabas el coche con la calle puesta", dijo y añadió que además de cámaras cuenta con un sistema de alarmas.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído