El clima en Neuquén

icon
27° Temp
7% Hum
LMNeuquen Huinganco

Conoce los senderos de Huinganco como la palma de su mano

Eloina Ester Quezada. En su vida atestigua parte de la historia del paraíso del norte neuquino.

Dijo que se casó para toda la vida y así fue. Formó una familia y sumó su esfuerzo al desarrollo del norte provincial. Caminaba por los senderos de Huinganco para llegar a la fábrica de dulces, uno de los orgullos de la localidad.

Bastón en mano y con 90 años sobre sus espaldas, doña Eloina recorrió en su mente y en sus palabras la historia de los senderos y los caminitos que formaron parte del paisaje de su vida desde siempre, con un andar más lento pero con el mismo entusiasmo de antes.

Te puede interesar...

Eloina Ester Quezada nació el 20 de agosto de 1930 muy cerca de Rahueco. Se casó a los 19 años con José Mercado Contreras. Juntos construyeron una familia sólida y le entregaron cuatro hijos (dos varones y dos mujeres) a este pedacito de la tierra neuquina.

Hoy, sus 12 nietos y sus seis bisnietos son y serán los merecedores de un enorme legado de trabajo, esfuerzo y dedicación en tiempos donde estaba todo por hacer.

Fui criancera, muy cerquita de aquí teníamos unos cuantos animales”. Eloina Quezada

p12-f01b-nqn(SCE_ID=466663).jpg

“Turnero” en la mina

Fue una férrea ama de casa, mientras su marido desarrollaba sus tareas de “turnero” en la mina Butler y Virant.

Don José acompañó a la empresa en todos sus tiempos de esplendor hasta que llegó el ocaso financiero.

Hace 25 años, doña Eloina se quedó sin su compañero. El hombre se le adelantó en el camino.

“Fue un excelente compañero y juntos luchamos para tener todo. Yo me había casado para toda la vida y así fue nomás”, recuerda emocionada.

Los caminos y los senderos que atraviesan al pueblo y sus bosques los conoce como la palma de su mano por haberlos recorrido innumerables veces.

“Los recuerdo mucho porque íbamos a Andacollo a hacer las compras a caballo. Después porque, como todos los vecinos, sabíamos llevar nuestro trigo para moler al molino de don Juan Basilio Soto”.

Su pasado también la ubica en las duras tareas del campo.

“Fui criancera, muy cerquita de aquí teníamos unos cuantos animalitos”, dice.

Doña Eloina comenta también que “por aquellos años el que no tenía trabajo sembraba trigo y otras verduras. Siempre había algo para comer”.

En la fábrica de dulces

Uno de los trabajos que también le dio reconocimiento en el pueblo fue haber pertenecido por mucho tiempo a las trabajadoras de la Fábrica de Dulces de Huinganco.

“Me iba caminando por los senderos hasta la fábrica. Allí preparábamos dulces de rosa mosqueta, durazno y ciruela”, comenta.

Doña Eloina hoy, a sus 90 años, se siente feliz y honrada por el interés que hay en las nuevas generaciones y en las autoridades municipales y provinciales que buscan reconocer la historia de los senderos.

“Aquí hemos dejado nuestra vida. Los hemos caminado de ida y vuelta miles de veces. En esos senderos esta el alma de mi esposo y la de todos aquellos que trabajaron para el crecimiento de este lugar. Felicito a todos que trabajan por esta idea”, comenta con mucho orgullo.

Rastros

Toda la historia cultural, trashumante, forestal y minera impregna cada uno de los senderos que atraviesan la geografía del Jardín del Neuquén y todos tienen los rastros ancestrales de las distintas formas de vida a través de los tiempos.

Doña Eloina es una de las protagonistas vivientes de la formación de esos senderos por usos y costumbres de los antiguos habitantes.

Hace unos días atrás, el Concejo Deliberante local sancionó la ordenanza 299/2020, que declaró a Huinganco como capital del senderismo de montaña de uso turístico y de interés municipal.

Según el proyecto aprobado, son 17 los senderos que buscan revalorizar la historia natural y cultural de la zona, entre ellos figuran Cerro San Pedro, Cerro La Cruz, Pino Guacho, Las Minas, La Corona y Camino del Criancero.

La norma legal que aprobaron los concejales neuquinos establece como de reserva y con valor turístico a los senderos de Huinganco, Rahueco, Charra Ruca y Butalón Norte.

p12-f02-nqn(SCE_ID=466664).jpg

La naturaleza como marca

“El senderismo, para el Ministerio de Turismo de la provincia, es un producto turístico con la naturaleza como marca. En estas nuevas formas de convivencia que nos señala la pandemia, las actividades realizadas en la naturaleza, disfrutando el medioambiente son fundamentales”, indicó Marisa Focarazzo, una de las artífices de que el proyecto también cuente con la aprobación y el reconocimiento de la Legislatura provincial. La funcionaria relató además que “los senderos están directamente vinculados con las huellas históricas de animales”.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

3.6363636363636% Me interesa
94.545454545455% Me gusta
0.90909090909091% Me da igual
0.90909090909091% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario