Crimen de Brian Aguinaco: perpetua para un motochorro

Su cómplice, quien habría disparado, quedó libre porque era menor.

Un hombre fue condenado a prisión perpetua por el crimen de Brian Aguinaco, el adolescente de 14 años que fue asesinado de un balazo en 2016 cuando su abuelo persiguió a dos motochorros que habían asaltado a dos mujeres en el Bajo Flores. Se trata de Luis “Yun” Gómez, de 28 años, quien fue considerado como coautor del homicidio agravado criminis causa -en este caso porque fue para encubrir un robo contra dos mujeres-, que cometió junto a un menor de 15 años que -se estima- fue quien disparó y mató al chico pero que, por su edad de entonces, fue declarado inimputable.

Además, el Tribunal Oral en lo Criminal N° 1 de la Ciudad de Buenos Aires condenó a penas de entre 2 y 17 años a otros cuatro hombres que integraban la misma banda que Gómez y que se dedicaban a cometer robos y usurpar viviendas también en el Bajo Flores.

Te puede interesar...

“Teníamos miedo y no lo esperábamos, pero es ejemplar lo que hicieron los jueces”, manifestó Eliana Passada, la madre de Brian, tras conocerse la sentencia. La mujer estuvo acompañada por Fernando Aguinaco, padre de la víctima, quien consideró que con este fallo los magistrados “demostraron que la justicia existe” y que ahora Gómez “se tiene que hacer cargo y pagar lo que tenga que pagar”.

Familiares-de-Brian-Aguinaco-página-16.jpg

Enrique, el abuelo de Brian y quien estaba con el chico al momento del crimen, dijo estar “conforme” y “más aliviado” con la condena y deseó “que se siga haciendo justicia así”. Pero aclaró que aunque se siente “un poco más aliviado, es tremendo lo que siento adentro”. Y entre lágrimas agregó: “La culpa me va a acompañar siempre: nadie me llamó, yo acudí a ese pedido de auxilio sin saber que lo ponía en riesgo”.

El crimen de Brian fue cometido el 24 de diciembre del 2016, cuando el adolescente acompañaba en auto a su abuelo Enrique a la peluquería y escucharon gritos de dos mujeres que era asaltadas por dos motochorros. Ante esta situación, el hombre dobló en contramano con la intención de amedrentar a los ladrones, que iban en moto. Según la investigación, Gómez manejaba y su cómplice sacó un arma calibre nueve milímetros y disparó contra el auto: el balazo impactó en el cuello de Brian, quien murió unos días después. El menor que efectuó los disparos, de 15 años y nueve meses al momento del crimen, fue detenido y posteriormente declarado inimputable. A las pocas horas de liberado, su familia lo envió a Perú, aunque el joven es argentino de nacimiento.

Un asesino que fue inimputable

Según la investigación, quien disparó contra Brian era un menor de edad que acompañaba en la moto a “Yun” Gómez. Entonces tenía 15 años y, al ser menor, la Justicia lo declaró inimputable.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído