El clima en Neuquén

icon
23° Temp
45% Hum
LMNeuquen crimen

Crimen del barrio Confluencia: "No mientas, lo mataste delante de mis hijos"

Así lo afirmó la viuda de Luis Eduardo Cañete, asesinado en barrio Confluencia. Al acusado, de 26 años, le ordenaron cuatro meses de preventiva.

Un joven de 26 años, D.E.M, fue acusado de asesinar a Luis Eduardo Cañete de un disparo en plena vía pública en el barrio Confluenciaante la vista de testigos y quedó cuatro meses con prisión preventiva. Pese a que durante la audiencia, el presunto asesino manifestó que estaba en otra localidad trabajando al momento del crimen, y que la fiscalía pidió no difundir la identidad del acusado porque restaban medidas, la propia viuda le dijo que no mintiera, que hasta sus hijos lo vieron.

"Soy la esposa de Luis Cañete, Payaso no mientas. Lo mataste delante de mis hijos, ¿por qué lo hiciste? Me arruinaste la familia y la vida, me dejaste sola con cuatro hijos. Mi hijo me pregunta ´mamá, porqué el Payaso mató a papá´y me dijo que su papá lo miró a los ojos y le salía espuma blanca de la boca", expresó Valeria Salazar, la esposa de Luis Cañete, quien fue asesinado el pasado 7 de enero, minutos antes de las 11, en calles Lago Epulafquen y Monte Hermoso del barrio Confluencia.

Te puede interesar...

La mujer pidió justicia por su marido y que no dejen libre al acusado, porque "iba a volver a matar", ya que también mencionó el antecedente del crimen del Bombo Oyarzo en 2017 -por el cual D.M. estuvo acusado y fue enjuiciado, pero por el beneficio de la duda, fue sobreseído. Ese crimen también ocurrió en el seno del barrio Confluencia cuando tres jóvenes pasaron a bordo de un auto y le dispararon a Oyarzo: "Cuando nos mataste al Bombo hiciste lo mismo. Lo único que quiero es justicia. Nunca quise tu mal, pero hasta hay un video, no mientas".

Previamente, la fiscal del caso Sandra Ruixo lo acusó por el delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego. "La fiscalía lo acusa de que el 7 de enero de 2021, poco antes de las 10:50, en inmediaciones de calles Lago Epulafquen y Monte Hermano, entre manzanas F y G, mató mediante el uso de arma de fuego a Luis Eduardo Cañete", comenzó el relato de la teoría del caso que persigue la fiscal y agregó que, previo a dispararle, "se había generado una discusión en la que el imputado lo invitó a pelear con puños y cuando Cañete se estaba acercando, aprovechado la cercanía que había logrando, le disparó. Realizó varios disparos, dando en Cañete el que le generara la muerte". Incluso, indicó que la tarde anterior, sobre la costa del río Limay, ambos habían tenido otra discusión.

Como evidencias, mencionó la presencia de cuatro testigos, siendo cuatro mujeres. Una es la hermana de la víctima quien "vio cuando el acusado efectuó varios disparos a cañete e incluso realizó el croquis explicativo del lugar", y otra, también familiar, sobre quien la fiscal indicó que advirtió a la víctima que no acudiera ante el llamado del acusado. "Ella le advirtió a la victima que no fuera, que D.M. era un traidor y que iba a sacar un arma", relató Ruixo sobre los dichos de la testigo, a los que se sumaron los de otra vecina, quien "vio que el acusado se levantó la remera y tenía dos armas en la cintura. Ella contó que éste le decía que iban a pelear mano a mano y que estaba en la esquina de la casa de sus abuelos". Por último, la cuarta testigo, tía de la víctima, manifestó que "llegaba al lugar y escuchó varios tiros y vio al acusado que corría con un arma en la mano, y al verla le dijo "ustedes se las mandaron, arréglenselas ahora".

AM-homicidio-confluencia-(3).jpg

Con los testimonios, más las actas de procedimiento policial en la escena del crimen y de los cuatro allanamientos frustrados, que se realizaron en casas de familiares del acusado en su procura así como del arma, la fiscalía dio cuenta del accionar del joven y aclaró que fue detenido en la casa de su padre en la localidad de Cinco Saltos, cuatro días más tarde.

Luego, pasó a detallar los antecedentes condenatorios del acusado, siendo éste una suspensión de juicio a prueba por robo simple, que se transformó en una pena en suspenso por no haber acatado las pautas; y una segunda condena efectiva, también por robo, en la que obtuvo la libertad condicional el pasado 2 de diciembre. "Hay razones más que suficientes para entender que tiene cero apego a la ley y no es posible confiar en que vaya a cumplir una medida menos gravosa que la prisión preventiva", sostuvo Ruixo y pidió que se le imponga la misma por el plazo de seis meses.

También resaltó la gravedad del hecho, que ocurrió en la vía pública donde había más personas y que efectuó varios disparos, demostrando "un desprecio absoluto total por la vida y la ley. Es un caso extremo en el que no debe dudarse de imponerse una prisión preventiva".

A su turno, la defensora oficial Laura Giuliani no se opuso a la calificación provisora, pero sí a la cautelar al decir que el joven fue habido en el domicilio de su padre, siendo el mismo que aportó para la libertad condicional con lo cual "no existe riesgo de fuga". Sin embargo, coincidió con la fiscalía que puede darse el peligro de entorpecimiento, por el temor de los vecinos a declarar y el hecho de que el arma no haya aparecido, pero que con una detención domiciliaria se subsanaba ese peligro.

Finalmente, tras escuchar a las partes y al propio acusado, quien negó los hechos, el juez Gustavo Ravizzoli resolvió hacer lugar a los cargos contra el joven de 26 años por homicidio agravado por el uso de arma de fuego, no solo ante la falta de oposición de la defensa, sino también porque encontró solidez en la imputación. Luego, en cuanto a la medida cautelar, consideró que se dan los dos riesgos expuestos por la fiscalía y que "no es posible neutralizar estos riesgos con una detención domiciliaria".

"Si bien fue ubicado en casa del padre, también es cierto que no estuvo a derecho, ya que luego del homicidio se ausentó de los lugares que frecuentaba normalmente, estos son donde se allanó, se deshizo del arma, y hay testigos que dicen que es de portar armas", sostuvo el magistrado, quien le dictó cuatro meses de prisión preventiva, en igual plazo que el plazo para culminar la investigación, y no seis como había pedido la fiscalía.

Tras ello, la defensa solo pidió que no sea alojado en la alcaldía de la Comisaría 19, porque en el pasado tuvo problemas allí y "no puede volver a esa comisaría"; pero no solicitó revisar la decisión del juez; por lo que D.M. quedó privado de su libertad preventivamente hasta el 13 de mayo de 2021.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

12.173913043478% Me interesa
5.2173913043478% Me gusta
11.304347826087% Me da igual
3.4782608695652% Me aburre
67.826086956522% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario