Crimen de Ferrada: "Ellos están sueltos y nosotros, encerrados"

Luz Sambueza está indignada con la Justicia, que liberó a los acusados por el asesinato de su hijo Miguel. Además, tiene miedo.

Cutral Co.- “No sé si estos jueces tendrán hijos. Dejaron libres a estos pibes que mataron de una manera terrible a mi hijo y arruinaron mi familia”, afirmó Luz Sambueza, mamá de Miguel Ferrada, el joven de 20 años que fue asesinado de 28 puñaladas el pasado 3 de junio en Cutral Co y lo dejaron tirado a la vera de la Ruta 17 en Plaza Huincul.

La mujer está indignada porque después de un mes de investigación la Policía y la Fiscalía lograron aprehender a los tres presuntos autores del crimen. Luego los acusaron por homicidio agravado y alevosía y les dictaron dos meses de prisión preventiva. Pero tres días después un tribunal de jueces los liberó por “no existir riesgo procesal”, se justificaron.

Para los jueces, no había elementos suficientes que acreditaran el riesgo de fuga o de entorpecimiento de la investigación.

“Dos de estos muchachos viven en el barrio, no sólo estoy molesta, sino que además tengo miedo porque tengo un hijo de 16 años y otra chiquita de 6. Al final ellos están libres y nosotros, encerrados”, aclaró Luz, quien vive con su familia en el barrio Brentana de Cutral Co.

Frente a este escenario es que la mujer anunció: “Estamos pensando en organizar una marcha del silencio para que se haga justicia por mi hijo”. “Las leyes parecen estar hechas para los delincuentes, que pueden ir matando gente por ahí y después siguen en la calle como si nada”, criticó la mujer.

El crimen de Miguel Ferrada ocurrió la madrugada del 3 de junio. El joven había estado en el cumpleaños de un amigo del barrio Brentana y de ahí se fue con uno de los acusados hasta el puesto Monte Hermoso, en la zona rural de Cutral Co. Los autores habrían consumido alcohol y drogas y después de una discusión con Ferrada lo asesinaron de 28 puñaladas.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído