Crimen de Ibazeta: lo sedaron para poder apuñalarlo

A cuatro años de ser asesinado en su celda de la U11, surgen avances clave para la investigación.

NEUQUÉN
El 24 de mayo se cumplen cuatro años del crimen, sin esclarecer, del interno Cristian Ibazeta, asesinado a puñaladas en su celda de la U11. Ya hay una certeza: a Ibazeta lo sedaron para matarlo, según al examen toxicológico. Ahora la fiscalía ordenó una pericia de ADN para tratar de dar con los autores materiales.

24 puñaladas recibió Ibazeta la noche del 21 de mayo de 2012 en su celda del pabellón 4.

Cristian Ibazeta era un preso perseguido por los penitenciarios porque en 2004 denunció torturas en el penal. En 2009 lo volvieron a torturar para que levantara la denuncia porque estaba próximo el juicio, que se realizó en 2010. De los 27 guardiacárceles acusados, seis fueron condenados pero sólo dos con penas de cumplimiento efectivo. Fue clave el testimonio de Ibazeta para lograr dichas condenas.

La bronca de los penitenciarios con Ibazeta continuó. El 21 de mayo de 2012 el preso denunció a Zainuco que lo provocaban. Esa noche Ibazeta se fue a dormir y se presume que le pusieron algo en la comida, por lo que cuando lo apuñalaron en su celda del pabellón 4 no intentó defenderse. "Lo plancharon", denunció Zainuco. El interno murió tres días después en el hospital.

La pericia toxicológica tardó en aparecer, pero finalmente ayer LM Neuquén confirmó que dio positiva, es decir, lo habían sedado. No obstante, se supo que Ibazeta, al igual que muchos presos, consumía psicofármacos. Lo que se especula es que a su dosis se sumó lo que le agregaron en la comida.

Otro dato clave es que los peritos levantaron varias muestras de sangre en la celda. El ADN de Ibazeta estaba en algunas, pero hubo otras que no eran de la víctima. Dos internos del pabellón tenían cortes en los brazos y quedaron bajo sospecha. Uno fue trasladado a Roca y trascendió que a fines del año pasado se fugó de la cárcel, por lo que está siendo buscado. El otro está en una cárcel al norte del país y por exhorto, el fiscal Maximiliano Breide Obeid pidió una muestra de sangre para cotejarla con el ADN encontrado en la celda.

Dar con los autores materiales es imprescindible para determina si también hay autores intelectuales.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído