Cuando calienta el sol, las mujeres son más infieles

Una encuesta reveló que en verano ellas meten más los cuernos.

Tanto hombres como mujeres coinciden en que los meses de verano estimulan su libido y pasan más tiempo pensando en el sexo y esto los lleva a que sus deseos de encontrar amantes aumenten. Y, para sorpresa de muchos, estos “amores” de verano, en especial los que terminan en concreciones carnales, son más probables que se den entre ellas que entre ellos.

El único segmento que los hombres lideran es el cibersexo: más de la mitad lo busca.

Una encuesta realizada por VictoriaMilan -la web de citas para gente casada o comprometida que busca tener una aventura- sondeó a 2821 hombres y 1654 mujeres infieles sobre sus trampas veraniegas y cómo las llevan a cabo. Los resultados revelaron que ellas no se ponen límites: cibersexo, coqueteos online o encuentros clandestinos. Las mujeres demostraron ser hábiles para encontrar excusas creíbles, escaparse de sus vacaciones familiares y pasar un rato con sus amantes. Representan el 82% de las encuestadas contra el 61% entre los hombres. Cuando calienta el sol, todo se calienta.

Siete de cada diez mujeres afirman que es más probable que se incremente el “touch” online durante el verano, mientras que sólo el 54% de los hombres se inclina por una aventura en internet. En algo están de acuerdo: es clave organizar encuentros futuros con sus amantes para crear un equilibrio entre su sexualidad secreta y sus vidas familiares. Aunque aquí también las mujeres lideran la franja y lucen más organizadas que los hombres respecto de preparar sus encuentros amorosos, con un 84% que opina que es algo fundamental contra un 71% de varones que está de acuerdo.

El único terreno en el que los hombres infieles se entusiasman más que las mujeres en verano es a la hora de practicar sexo online. Más de la mitad de los encuestados (58%) busca activamente un momento a solas para poder disfrutar del cibersexo. Alicia Gallotti, sexóloga de VictoriaMilan, afirmó que la encuesta rompió el mito de que los hombres meten más cuernos que las mujeres y explicó por qué el verano es terreno fértil. “Los sentidos se estimulan y el erotismo está a flor de piel: aumenta el calor y los deseos de tener amantes. Y las mujeres lucen más organizadas y encuentran un equilibrio en vacaciones entre el tiempo que dedican a su familia y el que dedican a su sexualidad”.

Amor y sexo, separados
Somos cerebralmente bígamos

El cerebro no entiende la atracción sexual y el amor como un todo. Diversos estudios probaron que los circuitos neuronales que activan el deseo sexual se encuentran en la región “ínsula anterior”, y en la “ínsula posterior” están los sentimientos del amor que nos permiten seleccionar a la persona con la que queremos comprometernos. La cultura occidental dice que el deseo sexual y el enamoramiento van de la mano, pero la realidad es que el cerebro tiene dos detonantes diferentes para cada uno de ellos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído