Cuatro bandas se disputan a los tiros el Peñi Trapún

Narcos, ladrones y punteros aterrorizan a los vecinos de Cutral Co.

Embed

Por Guillermo Elía - policiales@lmneuquen.com.ar

El Peñi Trapún es el barrio más populoso y peligroso de Cutral Co. En sus calles se dirimen el territorio a puro plomo, a cualquier hora del día. Desde LMN viajamos hasta la comarca, recorrimos el barrio y hablamos con varios vecinos que tienen miedo y no quieren aparecer, pero también nos encontramos con una mujer con agallas que clama por seguridad.

Te puede interesar...

Las calles del Peñi Trapún tienen una particularidad: son anchas, al igual que sus veredas. Como también tienen poco tránsito, sobra espacio para que los chicos jueguen a la pelota o anden en bicicleta, pero los enfrentamientos armados las han convertido en un desierto de asfalto.

El poco espacio verde está tomado por pibes que responden a los intereses de alguna de las cuatro bandas que se disputan el control de la popular barriada.

La escalada de violencia en el Peñi viene desde hace seis o siete años, según comentan los propios vecinos, pero su punto más álgido fue la muerte de Luciano Fuente, a quien lo alcanzó una bala perdida que salió del enfrentamiento entre bandas cañeras y punteros.

Solo en la calle Santa Isabel, la cuadra de Luciano, se ve un blindado de la Policía y una posta. A pesar de esto, los tiros continúan.

p12-f04-poli(SCE_ID=366989).jpg

La justiciera a pie

Silvana Cufré vive desde hace 12 años en el barrio, en la casa que les dejó su padre y que tuvo que defender a los tiros para que no se la ocupen los delincuentes.

Silvana supo mantener reuniones clandestinas con otros vecinos para ver qué se podía hacer con el tema de la seguridad, pero pocos se animan a quedar expuestos ante las bandas.

“Hay muchos pibes que yo conocí de chiquitos, así como Lucianito, y que con el tiempo se convirtieron en grandes delincuentes que son los que hoy tienen a todos los vecinos sumidos en el miedo”, cuenta mientras nos hace un peligroso tour por el barrio.

Todos sabemos que esto comenzó con los 80 mil dólares que le robaron a un político de Cutral Co. Pero la sangre que corrió los manchó a todos ellos

Ni bien le consultamos por la cantidad de bandas que se disputan el barrio, Silvana asegura que son cuatro que se manejan en tres rubros: “Tenés los que están metidos en el narcomenudeo, los que son delincuentes, que les roban hasta a los vecinos, y los punteros políticos. Todos están armados, enfierrados”, cuenta la vecina.

No solo afirma que es peligroso, sino que explica: “Todos los días tenés tiros, más allá de la presencia de Gendarmería o de la Policía, los tiros están igual. Ya está naturalizado en el barrio que haya tiros; de hecho, si no se escuchan, es porque pasa algo raro”.

Recorrimos el Peñi Trapún, donde las calles están desiertas por los enfrentamientos entre bandas. El miedo se impone y los vecinos viven encerrados.

La muerte de Luciano vino a romper con una ley no escrita. “Lo normal es que se maten entre los pibes de las bandas, pero no que maten a un inocente como Lucianito. Esto rebasó el vaso porque lo que vivimos es terrible y ahora decimos basta, queremos paz”, asevera con voz de hastío.

p12-f01-poli(SCE_ID=366986).jpg

Gardelitos armados

Entre las cuatro bandas que se disputan el Peñi Trapún habrá unos 100 pibes y detrás de ellos, sus familias, que también están enfrentadas.

“Los pibes se creen Gardel con un fierro. Hacen lo que quieren porque tienen banca del poder, por eso se creen intocables. Pero con la muerte de Lucianito, la sangre salpicó en la cara a la política, por unos miserables pesos”, advierte Silvana con furia.

Que se maten entre los integrantes de las bandas es lo normal, pero que hayan matado a un inocente, a un niño, como era Lucianito, es terrible. No podemos permitir que esto siga pasando en Cutral Co

Y concluye: “Hay que perder el miedo porque las bandas se han quedado con todo. A mí ya saben dónde me pueden buscar, pero no les tengo miedo”.

destacamento-movil.jpg

Silvana, una mujer de armas tomar

Silvana Cufré se anima a pedir que limpien el barrio de las bandas porque es una mujer decidida, valiente y con mucho arrojo y coraje.

Seis años atrás, cuando su papá murió y quedó sola con su mamá, viviendo en una casa en el corazón del Peñi Trapún, debió afrontar una prueba de fuego.

En medio del duelo, una de las bandas intentó sacarla para quedarse con la casa, una maniobra bastante común. Pero, lejos de temer, Silvana reaccionó.

“Mi papá compró poco antes de morir un arma y me la dejó para que nos protegiéramos porque él sabía lo peligroso que era el barrio”, recuerda la mujer.

“Ese día, cuando se nos metieron a casa, eran cinco tipos y yo no dudé en defender lo que es nuestro. Así que no me quedó otra que usar el arma y no me tembló el pulso. De ahí que me digan ‘la justiciera’. Y te puedo asegurar que si tengo que usar el arma para defender mi vida, lo voy a hacer”, sentencia Silvana con total convicción.

LEÉ MÁS

¿Qué siente acerca del asesino de Luciano?: "Los homicidas no van al reino de Dios"

"Tengo que seguir por el buen camino para juntarme con Luciano en el cielo"

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído