Cuidar de un recién nacido requiere de extremo cariño

Los cachorros separados de sus madres son muy vulnerables y necesitan atención especial.

La realidad de los perros o gatos abandonados es mucho más compleja que no tener un hogar ni un plato de comida asegurados.

Muchos de ellos son separados de sus madres apenas nacen por dueños irresponsables, como una manera "efectiva" de deshacerse de ellos.

Es que los cachorros recién nacidos son completamente indefensos y, solos, tienen muy pocas chances de sobrevivir. La única posibilidad de conseguirlo es si alguien los rescata.
Pero ahí empieza otro tema, el de los cuidados, porque como los humanos, estos bebés necesitarán de un tratamiento diferenciado.

Si bien es recomendable llevarlos al veterinario lo antes posible, en caso de toparse con algún cachorrito, sea gato o perro, en esta situación, hay algunas cosas que podés hacer para brindarles un buen cuidado.

En este primer período, ellos buscan y necesitan el calor de la madre. Ante su ausencia, una buena alternativa es colocar una botella con agua tibia a un lado para simularla.

En cuanto a la alimentación, la leche materna es irreemplazable e indispensable al menos durante los primeros 5 días de vida, pero se puede suplir esta necesidad por medio de fórmulas de leche especial para cachorros recién nacidos que venden en las veterinarias.

Como son tan pequeños necesitarán alimentarse con regularidad y a través de mamadera, por lo que hay que estar alerta para no omitir ninguna ingesta.

También hay que estimularlos con un algodón húmedo, preferentemente con agua tibia, para que ellos orinen y defequen. Esto lo debes hacer cada vez que los alimentes.

Cuando ya empiecen a intentar pararse sobre sus patas, acariciarlos desde la cabeza hasta la cola, simulando los lamidos su madre, ayudará a su estimulación para que aprendan a caminar con mayor facilidad.

Detalles a los que prestarles atención

Por Sergio Gómez (veterinario)


Si encontramos un cachorro de unas dos o tres semanas de vida, lo primero que hay que hacer es darle agua con un poco de azúcar para que se hidrate y comience a tener energía. A partir de ahí, hay sustitutos de la leche materna que, de tratarse de cachorros muy pequeños, se suministran con mamadera o gotero para evitar una falsa vía, es decir, que la leche se vaya por la vía aérea. Hay que alimentarlos cada cuatro horas. Ya a partir de los 35 o 40 días se les puede dar alimento balanceado para cachorros, pero hay que revisar que no queden restos pegados en el paladar para que no se atoren. Recordá que hay que desparasitarlos a los 25 días, controlar que no tengan hongos, sarna o algún problema de la piel. Chequeá también que no esté muy panzón y conviene revisar cada vez que haga caca para ver si todo está bien. Ante el primer síntoma, siempre acudí a tu veterinario de confianza.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído