De espaldas al fútbol en el Monumental

Ni la vuelta de D'Alessandro mejoró a River, que empató con San Pablo en chato partido. Logró la igualdad con un insólito tanto.

Buenos Aires
Chocaban los dos equipos más fuerte del grupo 1. El actual campeón y otro histórico del continente, San Pablo. Planteles de jerarquía y la promesa de un gran espectáculo. Sin embargo, fue un pobre 1 a 1 y el Millo no pudo subirse a la punta de su zona. Sobraron piernas fuertes, polémicas y hasta uno de los goles llegó por un blooper: tanto en contra de Thiago Mendes después de un grave error del arquero Denis.

Chato y picante
En el primer tiempo, el visitante se puso en ventaja a los 16 minutos con un gol de volea de Paulo Ganso, pero el Millo logró la igualdad enseguida. Pintaba para partidazo, pero...

River trató de ser protagonista y mostró un buen rendimiento en el primer cuarto de hora del partido y sobre el final puso ganas para quedarse con la victoria, pero le faltó lucidez durante gran parte del encuentro.

Andrés regresó tras 21 días. Calleri tuvo una chance en San Pablo.

El Millo comenzó el partido con un ritmo frenético que lo hacía llevarse por delante a su adversario, mezclando movilidad y precisión en velocidad. En esos primeros diez minutos, contó con tres opciones claras para marcar, pero en dos ocasiones el arquero Denis le tapó el gol a Alario y en la restante, un cabezazo de Mora dio en el travesaño.

Cuando el aluvión recién había pasado, San Pablo tuvo la efectividad que no mostró el local en su primera llegada.

Luego de un rechazo de la defensa, Ganso tomó la pelota de volea y, sin dejar que pique, remató para el gol. A partir de ahí, River se mostró desconcertado a la hora de atacar y, encima, casi recibe el segundo tanto después de que Calleri no llegara a definir una jugada que comenzó por un "regalo" de Mammana a la hora de salir jugando.

Sin embargo, un regalo de Denis lo volvió a poner en partido: en un córner, el arquero en vez de retenerla rechazó con los puños y la pelota dio en Thiago Mendes y terminó dentro del arco.

Con esa inyección anímica, River volvió a plantarse en campo rival, pero a excepción de un cabezazo a las manos de Denis de Sebastián Driussi, no generó peligro.

Consciente de que estaba fallando en la elaboración, Gallardo desarmó el doble cinco para colocar a D'Alessandro y sacó a Ponzio y cambió figuritas con el ingreso de Iván Alonso por Alario. Aunque a cuentagotas, River no tuvo la claridad que sí le aportaba Ganso a un híbrido San Pablo, que después de un pase de su creativo, tuvo una jugada que Calleri no pudo definir en inmejorable posición.

En los últimos 20 minutos, D'Alessandro se hizo patrón tirado por la derecha y a partir de su zurda, se vio algo diferente en el ataque. A esa altura, el Patón Bauza ya miraba con cariño el empate y lo hizo saber con el ingreso de Caramelo (defensor) por Carlinhos (atacante).

River tuvo dos aproximaciones y una llegada nítida después de un preciso centro del ingresado Gonzalo Martínez. Pero el resultado no se modificaría y después de un par de acciones violentas que merecían mayor rigurosidad de parte del juez, el partido culminó en empate.
Mucho ruido y pocas nueces en el Monumental.

Los hinchas y el color esperanza por Trapito

Buenos Aires
El verde es el color esperanza para el pueblo millonario que ayer dio otra muestra de amor incondicional por su arquero Marcelo Barovero, el golero que, en medio de la pretemporada en Punta del Este, había anunciado que en junio se iba de River. Y como la fecha se va acercando, los fans hacen fuerza para torcer esa decisión que busca nuevos horizontes a partir del próximo semestre.

Ayer en gran número fueron al Monumental con la casaca Verde que Trapito lució e impregnó de gloria. Los hinchas aprovecharon el partido con San Pablo para conmover al golero. En la semana a través de las redes sociales, hubo una gran convocatoria para que todos fueron con una camiseta de ese color. Algunos lo hicieron con el buzo original y otros improvisaron el atuendo. Lo importante era que fuera visible.

"Es muy lindo el reconocimiento. Estoy agradecido el cuerpo técnico y a la gente. Pero veremos que pasa cuando termine el semestre. Por ahora no defino nada, estamos en medio de dos competencia y tenemos que cumplir los objetivos", señaló el arquero tras el partido y en medio de una enorme ovación.

Hay clubes de México, Brasil y España interesados en tener bajo los tres palos al Trapito más querido de River.

D'Alessandro tuvo poca intervención en su retorno

Regresó después de tres semanas e ingresó en el segundo tiempo. Tuvo un par de aciertos, pero también se equivocó en una entrega y generó un contragolpe.

Buenos Aires
Después de 21 días, Andrés D'Alessandro volvió a jugar en River. Se había lesionado en el partido con Godoy Cruz por el torneo local y anoche hubo mucha expectativa por su regreso, que se produjo a los 11 del segundo tiempo y le permitió el equipo de Marcelo Gallardo sumar más gente en ataque. En esa función el Cabezón cumplió a cuentagotas, ya que le faltó mayor continuidad en ataque.

Sobre los 27 ensayó un centro venenoso desde la derecha que el arquero Denis logró despejar ante la arremetida de Driussi. A los 35 lanzó otro centro que no encontró destinatario y a cinco del cierre probó al arquero con un remate débil. En el medio de ambas acciones se equivocó feo en una entrega en mitad de la cancha y generó un contragolpe que Ganso no pudo resolver. El propio Ganso, quien fue la figura del partido, sobre el final le tiró una patada descalificadora aunque sólo recibió una tarjeta amarilla.

Así vio el Muñeco al crack
"A Andrés lo vi bien. No era un partido fácil para jugar. Había mucha gente en poco espacio. Trató de agarrar la pelota y funcionar con la disponibilidad que teníamos con Nacho, Mercado y Mora. Por momentos trianguló bien. Cada vez va a sumar más", analizó Gallardo a su jugador estrella. En cuanto al cotejo, lejos de lamentarse por los dos puntos cedidos, consideró que fue un partido difícil para jugar. "Hubo mucha gente en poco espacio. Nos está faltando concretar y a partir de allí sufrimos", lanzó, y se quejó por el estado del campo. "Es un campo minado, no lo podemos mejorar", tiró.

Incidentes
La noche en el Monumental no estuvo ajena a los incidentes, que también caracterizaron el carácter de clásico que tuvo el encuentro.

Los hechos ocurrieron en la tribuna Centenario, en la popular, cuando los simpatizantes de San Pablo, apostados en el codo izquierdo, se insultaron y se arrojaron objetos con los de River en la desconcentración. La situación no pasó a mayores porque efectivos policiales y de la seguridad privada del club intervinieron oportunamente.

Calleri se perdió un gol, reclamó un penal y fue insultado

Buenos Aires
La presencia del ex Boca Jonathan Calleri no pasó desapercibida y fue un duelo aparte el que mantuvo con los hinchas, que no dejaron de hostigarlo aunque también lo sufrieron.

En el arranque se empujaron con Mercado en un lateral y allí recibió la primera dedicatoria de la tribuna: "El que no salta abandonó", recordándole justamente la última eliminación de su ex club a manos del Millo en la Copa Libertadores del año pasado. Este canto se potenció cuando fue sustituido en el complemento.

Antes volvió a tener un cruce con Mammana y terminó amonestado. Además, tuvo dos intervenciones oportunas: en la primera parte, un mano a mano contra Barovero en el que todo San Pablo pidió penal ("El árbitro cometió errores muy groseros", dijo el DT Edgardo Bauza) y, en el inicio del complemento, una chance clarísima que se elevó apenas.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído