Icono de Alerta

Hoy para comprar o salidas recreativas: documentos terminados en número impar (1, 3, 5, 7, 9)

LMNeuquen coronavirus

Desde adentro: la médica neuquina que convive con el horror en Chile

Inés Coria trabaja en el hospital Barros Luco. Es testigo de la falsa información del gobierno y admite que "el sistema sanitario está colapsado".

Por Ezequiel Maestú - maestue@lmneuquen.com.ar

La situación de emergencia sanitaria en Chile ha llegado -casi- hasta el tope. Sin camas en los hospitales y con un gobierno que manipula información desde el ministerio de Salud, las cifras han ascendido estratosféricamente hasta situarse en el top 3 de casos en Latinoamérica, con casi 250 mil contagiados y más de 7500 muertos. Ya superó a España y estiman que es solo cuestión de tiempo igualar a Italia.

Te puede interesar...

A 1100 km de distancia de su tierra natal, desde Santiago, Inés Coria, una médica neuquina, le pone el cuerpo a la situación y charla con LMN, para contar, desde adentro, la realidad del país trasandino.

Vive y trabaja desde hace siete años en el hospital Barros Luco de la región metropolitana. Viajó en busca de una experiencia laboral que acá le negaban por ser recién recibida.

Ahora, su trabajo en el centro de imagenología, como radióloga y arsenalera, la baja a una realidad que muy pocos ven. El 90% de los pacientes que atiende en el nosocomio son positivos de COVID-19 y la muerte se ha convertido en una tragedia más habitual de lo que ella hubiera esperado.

“Al principio se llevaba con mucho temor. Pero con el paso de los días te acostumbrás a trabajar con pacientes enfermos”, se sinceró la mujer, que también admitió que el sistema de salud “está saturado desde el primer mes de la pandemia”.

Realiza su labor en turnos de 24 horas de corrido, en los que solo respira para ir al baño y tomar agua cuando no aguanta más la sed. Es que claro, sacarse todos los elementos de prevención con los que trabaja es una tarea algo engorrosa, además de ser una situación de posible exposición al virus. Para trabajar utiliza una mascarilla N95 -que es quirúrgica-, antiparras, dos gorros, un casco protector, una pechera larga y tres pares de guantes. “No solo tenés que estar cambiando la ropa constantemente, que se desecha en un lugar especial, sino que te lastima la cara”, describió.

El flujo de pacientes del hospital Barros Luco se ha triplicado y solo atienden pacientes con coronavirus positivo. Ya no hay lugar para los casos sospechosos ni para los ambulatorios. Las camas saturadas y la situación de explotación que atraviesa el personal de salud, no son el mejor combo para vivir una pandemia mundial. “Es la profesión que uno elige, y uno ama lo que hace, pero estamos agotados”, subrayó.

Además del aumento de los contagios, en los hospitales chilenos se han adecuado las famosas salas de Cuidados Intensivos (UCI). “En todos los hospitales había una sala UCI, con 26 camas. Ahora hay tres salas”, aseguró Inés. Allí van los pacientes LET, que, en otras palabras, son los que están en el lecho de muerte.

Médica-neuquina-en-Chile.jpg

Coronavirus y manipulación gubernamental

La información brindada por el gobierno chileno ha sido manipulada desde sus comienzos. Con la intención de controlar a la población y mantenerla tranquila, han dado datos falsos acerca de los casos positivos y de las muertes por COVID. Sin embargo, detrás de las malas decisiones, se dejan ver intereses económicos empresariales que el gobierno chileno ha privilegiado por sobre la salud de la gente.

Los centros comerciales han permanecido abiertos, fugando el capital chileno hacia el continente norteamericano. De hecho, sin ir más lejos, Magdalena Brzovic, experta tributaria, constata que "ha habido un aumento en torno al 30% de clientes que tienen sus inversiones líquidas en Chile que quieren llevar parte de eso, si es que no todo, al extranjero".

"Uno entiende que un pequeño comerciante venda alimentos y productos de limpieza... pero ¿un shopping? ¿es necesario? Acá la gente se enloqueció y los shoppings explotaron de gente comprando ropa y zapatos", contó la médica neuquina.

Claro, estas medidas, además de satisfacer las necesidades del mercado, han creado una falsa idea de lo que es realmente el virus en el país. "Siempre dijeron que era una simple gripe, que Chile estaba preparado para la gente que se iba a contagiar, pero todo colapsó y se sobrepasó todo", profundizó Coria.

Además de la manipulación de los datos, desde el gobierno y más precisamente desde el Ministerio de Salud, en ese entonces comandado por el polémico Jaime Mañalich, mentía impunemente sobre la situación en el país trasandino.

“Una vez tuve que asistir a un vecino que dejó de respirar por coronavirus. Después de media hora de reanimación, lamentablemente falleció. El ministro apareció en la tele diciendo que ya habían sacado el cuerpo del domicilio, sin embargo pasó 24 horas en la casa, contagiando”, relató.

La conferencia de prensa de Mañalich, donde el hombre certificó que habían retirado el cuerpo fue a las 11. Sin embargo, las autoridades se presentaron a retirarlo pasadas las 17.

El mensaje de tranquilidad y paz que transmitió el Gobierno Chileno fue recibido por la sociedad en general, que no se imaginó que dicha calma no era más que una ilusión de quienes no podían hacerse cargo de la situación. "La ciudadanía se relajó y salió a las calles a pasear normalmente. Los ves sin barbijos, te dicen que es todo mentira, que el virus no es peligroso”, se lamentó Inés.

Gracias a las investigaciones de periodistas independientes locales, las pinceladas a la realidad que había "dibujado" el ex ministro Mañalich han quedado al descubierto por Alejandra Matus y el Centro de Investigación Periodística. Inés, desde las paredes del hospital, también ha sido testigo de la manipulación del entonces Ministro. “En los noticieros decían que en todo Chile había 20 fallecidos y, solamente, en nuestro hospital, esa misma noche había 16, cuando la realidad de los otros hospitales era igual o peor a la nuestra”, precisó.

A raíz de la insostenible situación del títere de Piñera, Mañalich se vio obligado a renunciar. Dejando su lugar al nuevo ministro Enrique Paris, que en conferencia de prensa aseguró: “Las declaraciones -de Mañalich- no se pueden borrar, pero la estrategia que se implementó no avalaba la inmunidad del rebaño”.

Sin embargo, la médica neuquina, admite que "fue más por obligación que porque ellos quisieran hacerlo. No es lo mismo decir que hay 7 mil fallecidos, a 3 mil. Así la gente piensa que el virus no es tan grave y sale".

De esa forma, la economía del país, que funciona prácticamente como una colonia Estadounidense, sin industria nacional, siguió funcionando, evacuando fondos para el capital norteamericano. Al menos, así lo explica Marco Enríquez Ominami ex candidato a presidente chileno en una entrevista a Futurock: “Se priviligió la economía, porque Sebastián Piñera tiene unos negocios de una magnitud gigantesca, cotiza en la bolsa y está en en Estados Unidos”. Ominami es además el fundador de Puebla, un foro político y académico integrado por representantes políticos del mundo. Entre ellos se encuentra Alberto Fernández, como único presidente en ejercicio.

El mandatario chileno, aseguró también: “Es el problema de tener un presidente tan rico, que prioriza sus negocios”, además de calificarlo como “incapaz de gobernar”, aseguró que que Piñera no quiere endeudar al país para “evitar una reforma tributaria que pondría en jaque a los empresarios que más tienen en el país”.

Como si fuera poco, según el Instituto Internacional de Finanzas, Chile se enfrenta a un gran problema por la participación de tenencias de inversores extranjeros tanto en acciones como en bonos, en busca de mayores rendimientos. En 2010 representaban cerca del 10 por ciento del PIB mientras que el 2019 la cifra subió hasta el 30 por ciento.

Los únicos perjudicados por las medidas del gobierno chileno, son el mismo pueblo, que “siente que las autoridades le soltaron la mano y no hace caso a las medidas de prevención”.

Colapso en el sistema de salud

Mientras las autoridades chilenas aseguraban que el colapso de su sistema sanitario se encontraba lejos: “Desde el paciente uno, hasta -cumplido- el primer mes ya nos habíamos quedado sin respiradores mecánicos. Atendíamos pacientes ambulatorios, pacientes de coronavirus y sospechosos. Pero llegó un momento en el que todos los equipos fueron destinados para pacientes positivos”, aseguró Inés.

Tras varios episodios donde se presentaban pacientes por lesiones musculares o fracturas, aprendieron a tomarlos a todos como si fueran positivos. “Una vez llegó un reo apuñalado, pasó por la ambulancia, que lo trasladó de la cárcel al hospital, urgencias, imagen, pabellón, sala de recuperación y sala UTI. Todo ese proceso se lo trató como si fuera solo una persona apuñalada, pero además era un paciente positivo. Todas las personas fueron aisladas”, contó Coria.

Esto, claro, conlleva que, en plena crisis, todo un equipo médico quede sin la posibilidad de trabajar durante 14 días, para realizar el aislamiento preventivo y evitar los posibles contagios dentro del nosocomio.

Si bien lleva siete años fuera de casa, la joven asegura que no es fácil estar lejos de Neuquén en medio de la pandemia. “La pasé mal. Estaba muy preocupada porque sabía lo que se venía y no podía estar cuidando a mi familia”, lamentó. Además, a 1100 kilómetros y sin la posibilidad de viajar, madre y hermanas se preocupan por Inés. “La pasan mal porque trabajo constantemente con el virus. Si me enfermo la tengo que aguantar sola”, describió.

Para ello realizan llamadas diariamente, para brindarle amor y apoyo a la joven que se fue persiguiendo un sueño. La falta de experiencia laboral le abrió una puerta en busca de aventuras... y vaya si las encontró.

LEÉ MÁS

Chile: el detrás de escena del escandaloso conteo de casos

Chile niega derivación de pacientes positivos a la Argentina

Chile registra un nuevo récord de muertes por coronavirus

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

26.229508196721% Me interesa
6.5573770491803% Me gusta
9.2896174863388% Me da igual
5.4644808743169% Me aburre
52.459016393443% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario