Desde el sur, el Chiqui tocó el cielo con las manos

Se jugó, fue a Hispano Americano y con el Celeste logró el ascenso a la Liga Nacional.

Ricardo Galasso
galassor@lmneuquen.com.ar

Neuquén
Carlos Paredes disfruta los días de descanso tras la consagración, la semana pasada, en el Torneo Nacional de Ascenso con Hispano Americano de Río Gallegos. El alero tuvo mucho que ver, no sólo porque marcó los dos libres que sellaron el resultado 77 a 67 y la serie (3-2) que colocó al Celeste en Primera, sino por la intuición que tuvo de ir al sur, jugarse por un equipo sin grandes estrellas, presupuesto reducido y alejado de los principales centros de competencia, todos factores que convierten cualquier ilusión en proeza. Hasta ahí llegó el Chiqui para hacer historia y llevar por primera vez a un equipo de Santa Cruz a la elite del básquet nacional.

"Esta es una de mis mayores alegrías en el básquetbol. Estoy muy contento porque cuando uno empieza la temporada pensás en salir campeón, y por cómo se fue dando todo lo disfrutamos al máximo. El equipo fue creciendo con el correr de los partidos y supimos conseguir lo que nos propusimos", afirmó.

Nacido en Zapala, donde se inició en Tiro Federal, integró el seleccionado juvenil Sub-18 que ganó los Juegos Odesur 2010 y el Sub-19 que jugó el Mundial de Letonia (4º puesto) al año siguiente. Luego jugó en Primera con Monte Hermoso Basket en 2011.

El entrenador del campeón del TNA, Bernardo Murphy, encontró en el neuquino a un jugador clave. Disputó los 50 partidos con un promedio de 8,2 puntos y 23,1 minutos.

"Nos dimos cuenta de que podíamos ir por todo cuando le ganamos a Viedma. Antes habíamos eliminamos a Atenas en Patagones y a Platense, ganando siempre 3-0. Ya en la final con Parque, teniendo la ventaja deportiva, perdimos de local. Creo que pagamos el hecho de no habernos enfrentado nunca. Sacamos adelante el segundo, volvimos a ganar en Córdoba, nos pusimos adelante y pudimos cerrarlo allá, pero hubo nervios, nos desconcentramos y la serie quedó empatada. Aunque ya estábamos más confiados para definir en Gallegos", rememoró.

El sur tiene sus sacrificios y Paredes debió adaptarse a la rigurosidad del clima. "Al principio fue duro. En los primeros días lo sentí bastante. Pero me adapté", confesó. "Cuando me decidí a venir a jugar a Hispano -recordó- hablé con Mario Sepúlveda, que estuvo jugando acá. A él lo quieren mucho, al igual que a Bruno Gelsi, otro chico de Neuquén. Y después de esa charla no lo dudé". "La gente siempre me trató con respeto, me respaldaron y dieron mucha tranquilidad", señaló.

El Chiqui disfruta el momento que, dijo, comparte con los amigos: "Siempre me hicieron llegar su aliento, con mi novia Catia, que me supo bancar y con mi familia". Sobre su futuro, no dio pistas: "Por ahora quiero descansar. No tengo inconvenientes en seguir en Hispano. Se verá".

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído