El clima en Neuquén

icon
13° Temp
56% Hum
La Mañana Maradona

Diego: el jugador genial, el hombre imperfecto

La vida de Maradona fue una serie dramática en tiempo real que todos sabíamos que terminaría mal. No nos imaginábamos cuándo.

Es muy difícil escribir una necrológica sobre un ídolo que se va. Especialmente si ese ídolo es Diego Maradona. Es difícil para todos los que lo admiramos asumir que se murió. Justamente él que parecía el soldado imbatible de mil batallas, el que regaló alegrías en los momentos más difíciles de cada partido, representando a los clubes en los que jugó y, en especial para los argentinos, con la selección nacional.

Pero el destino quiso que este 25 de noviembre sea recordado como un día especial. El día que Maradona pasó a la inmortalidad, como tantos ídolos argentinos, aunque en este caso la noticia sobre su muerte conmocionó al mundo.

Te puede interesar...

Este miércoles no debe haber habido un solo medio de comunicación en todo el ciberespacio que no haya hecho mención al fallecimiento de Maradona. Las redes sociales explotaron y diarios en los idiomas más variados dieron a conocer la noticia, con incontables cantidades de fotos que le tomaron a lo largo de su vida.

¿Por qué Maradona genera tanta fascinación?

Indudablemente el ídolo argentino trascendió el fútbol. Fue el chico de Villa Fiorito que le ganó a la pobreza, el sostén de su familia y amigos desde que era un adolescente, el crack de las proezas futbolísticas apoyado en un solo pie cuando estaba lesionado, el del gol más lindo en la historia de los mundiales, el que enfrentó el poder del fútbol y también el rebelde, el desprolijo, el altanero, el adicto a los excesos, el de los entornos tóxicos.

Todo ese conjunto de características buenas y malas hacen que su personalidad genere fascinación, aún entre quienes no lo querían y lo seguían criticando.

La vida de Maradona era una serie dramática en tiempo real que tendría un final triste, que todos sabíamos que terminaría mal, pero no nos imaginábamos que sería tan pronto.

Por eso nos cuesta creer que haya muerto el ídolo, el jugador que nos dio tantas alegrías, el hincha más hincha que cualquier hincha; el que nos hizo reír, llorar y sentir toda esa enorme e inexplicable pasión que rodea al fútbol. Y también el que no hizo enojar y buscar explicaciones que nunca encontraremos en todas las imperfecciones que tuvo su vida.

diego-maradona.jpg

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario