El consumo de energía baja al ritmo de la crisis

Las cifras a julio demuestran una clara caída en la demanda de electricidad y de gas y en la venta de combustibles.

POR CRISTIAN NAVAZO - Especial

El mercado eléctrico es uno de los más afectados por la crisis. En julio de 2019 la demanda total de energía disminuyó 5,4% en términos anuales, caída que se replicó en todas las categorías de consumo.

Los datos anuales (junio 2018-julio 2019) indican que la demanda de la categoría residencial disminuyó 4,8% mientras que los segmentos comercial e industrial/comercial se redujeron 6,5% y 5%, según destaca el Informe de Tendencias del Instituto Argentino de la Energía General Mosconi (IAE). Este año no hubo factores climatológicos que afectaran el consumo, ya que hubo una temperatura media similar a 2018. Por otra parte, la caída en los comercios e industrias está directamente relacionada con la reducción de la actividad económica.

Más gas y se consume menos

Por el lado del gas, también hubo un desplome del consumo, que, combinado con el incremento de la producción de Vaca Muerta, generó un ahorro en las importaciones necesarias para cubrir las necesidades internas, sobre todo en días de bajas temperaturas.

La mayor disponibilidad de gas desde Vaca Muerta al mismo tiempo impone una baja del precio. Será clave la profundización de la veta exportadora en el futuro.

La demanda anual de gas disminuyó 4,5% (5,6 millones de m³ diarios -MMm³/d- menos) mientras que continuó creciendo la oferta a un ritmo de 5,7% (7,2 MMm³/d más).

A su vez, el balance exterior indica que en los últimos 12 meses se importaron 20,4 MMm³/d, unos 10,4 MMm³/d menos que el año anterior.

Por la caída del consumo interno se recortaron compras de gas a Bolivia, que registraron una sensible baja del orden del 26,6% en el acumulado del último año móvil, mientras que las de GNL se redujeron 45,2%.

Los datos revelan que la sustitución de importaciones y la exportación de gas hacia países vecinos, como Chile y Brasil, se concretaron tanto por la expansión de la oferta como por una menor demanda local.

En ese contexto, en los primeros siete meses de 2019 hubo un importante descenso del déficit comercial energético, que alcanzó los 314 millones de dólares, un 82% menos que igual período del año anterior (1821 millones de dólares).

mas-e-piezap02.jpg

Caen las ventas de naftas

Otro de los indicadores que marcan el pulso de los problemas económicos que atraviesa el país es la venta de combustibles, que registra una caída del 4,6% en el último año móvil. Desagregando las ventas de naftas, en julio de 2019 solo hubo un incremento de las súper con respecto a igual mes del año anterior (5,1%), suba que está relacionada con la migración de los usuarios a productos más baratos, ya que la venta de naftas premium tuvo una variación negativa del 14,3%.

Por otra parte, las ventas de gasoil acumuladas durante los últimos 12 meses disminuyeron 4,4% respecto de igual período del año anterior.

Más subsidios

Pese a la caída del consumo, los subsidios del Estado nacional al sector energético aumentaron 70% en el primer semestre de 2019 con respecto a igual período del año anterior, producto de la devaluación.

Las ejecuciones presupuestarias más importantes fueron para Cammesa ($36.899 millones) con un incremento de 16,3%, IEASA (Ex Enarsa) con $ 24.900 millones, es decir 255,7% más, el Plan Gas (Resolución N° 46) con $9800 millones y el Ente Binacional Yacyretá con $3317 millones. El total de subsidios destinado a la producción no convencional de gas natural sumó $11.102 millones, y registró un aumento del 664% respecto del año anterior.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario