El clima en Neuquén

icon
Temp
79% Hum
La Mañana Rumor

El crudo relato de Tito Noir sobre el rumor de romance con un compañero

Con dolor, el atacante formado en Boca recuerda esa mentira que casi le arruina la carrera al pasar por Newell's: "No se lo deseo a nadie".

“Un día vino mi hermana diciéndome: ‘Che, ahí puso uno tal cosa’. Le dije que no le diera bola. Al rato era un quilombo. No entendía nada. Yo era chico. Solía ir a buscar a mi hija más chica al jardín y dejé de ir. Una vergüenza tenía. Salía predispuesto a pelear con alguien. Me decían algo y cómo no iba a pelear. Imaginate la bronca que tenía. Me quería ir a mi casa. Si querían perjudicarme los de Central, lo lograron”.

Tito Noir es aquel delantero de aparición explosiva en Boca y se refiere a una pesadilla que vivió en su paso por Newell’s en 2011. Un rumor casi termina con su carrera.

Te puede interesar...

La versión echada a correr entonces señalaba que mantenía una relación con el arquero Sebastián Peratta. La mentira lo afectó en su carrera, sobre todo a lo largo de dicho tránsito en la Lepra, donde jugó 19 partidos y convirtió dos goles. “En ese momento me tiraron al piso. Fue un momento muy triste”, agregó al sitio Mundo Boca.

Llegó el Tata Gerardo Martino a Newell's y La Lepra metió seminfinales de Libertadores. Pero a Noir le había perjudicado el ánimo, su mente ya no estaba allí.

“A mí me liquidaron. Anímicamente ese año fue terrorífico. Cuando vino el Tata Martino, yo por un lado estaba feliz de que me iba a dirigir, pero no quería estar más. Un día me encerró en la sala de videos del complejo de Newell’s y me dijo: ‘Mirá, Tito. Yo quiero parar el equipo así, me gusta jugar con dos por afuera. Vos tenés las características’. Y yo le dije: ‘Tata, la verdad, no quiero estar un solo día más acá. La estoy pasando muy mal. No salgo a la calle, salgo de entrenar y me encierro en mi casa. La estoy pasando mal. Mi mujer y mi nena me ven llorar todos los días’. El Tata me respondió que ellos (por quienes echaron a correr el rumor) son así. Pero para mí, no”, describió aquel punto de inflexión.

“Me quedé ese semestre, y no terminé jugando, nada”, añadió. “En su momento me llamaron mis ex compañeros de Boca, los dirigentes, todo. Incluso me dijeron para hacer una nota para salir a aclarar. ¿Y qué iba a salir a aclarar? Hoy me cagó de risa, pero en su momento la pasé mal”, ofreció el panorama del respaldo que recibió de la institución que lo formó.

image.png

“No me olvido más, después me tocó ir a la cancha de Unión. Me tocó ir al banco ese día. Faaa, me volvió loco una mina. No sabés. Encima el banco está pegado. En una me cansó y le dije: ‘Antes de estar con vos, más vale’”. Y de ahí la gente se le reía a la chica. Eso sí, después tuve que hacer la entrada en calor con la policía, porque me tiraban de todo”, evocó apenas un botón de muestra del bullying que padeció.

“Hay que poner límites. Alguien capaz lo dijo en joda y a mí me mató. Mi familia se ponía mal. Fue un momento desagradable que no se lo deseo a nadie. O lo superaba o no podía jugar más al fútbol”, reflexionó quien luego brilló en Banfield, jugó en Racing, la Universidad Católica de Chile, Huracán, Atlético Tucumán, Belgrano de Córdoba y San Martín de Tucumán

Lo más leído