El desafío de generar una industria neuquina

POR ROBERTO ENRIQUE - Presidente de ADINEU

El crecimiento de la actividad en Vaca Muerta impone al sector empresario e industrial neuquino el desafío de generar valor. En un contexto de incremento de la producción y de proyección de más inversiones, se hace más necesario que nunca trazar una hoja de ruta que permita establecer prioridades y ordenar este crecimiento. Los plazos, por las características actuales de los desarrollos no convencionales en marcha, se han acotado. La pregunta que tenemos que hacernos es qué necesita Neuquén para los neuquinos y para los que vienen de otras provincias. Es decir, cómo hacemos para generar más valor agregado, más recursos y oportunidades, a partir de los recursos hidrocarburíferos.

Este año vamos a tener sobrante de gas. Es claro: los ductos, en determinados períodos del año, trabajan al límite de sus posibilidades. Pero muy posiblemente esa tendencia se profundice: se espera que en unos cinco años el precio del gas sea aún más competitivo a valores internacionales. Ese fluido que se producirá en Vaca Muerta va a permitir generar energía, pero también puede darle impulso a una industria química que hoy no tenemos, a una de plástico que tampoco tenemos, a una metalmecánica que tampoco hoy la provincia tiene. En este punto, la pregunta que debemos hacernos es: si esto es lo que va a ocurrir, ¿cuál es el camino deseable para Neuquén y sus habitantes? ¿Cómo hacemos para capitalizar de la mejor forma posible, planificando, este cúmulo de posibilidades que también vienen de la mano de las inversiones petroleras?

Te puede interesar...

Algunos ejemplos pueden graficar más precisamente lo que digo: si esperamos que más empresas se radiquen en Añelo, hay que establecer políticas de acceso a la tierra que incentiven esa posibilidad. Los actuales precios más bien hacen que esas empresas opten por radicarse en otros lugares. Hay miles de hectáreas que pueden ser una alternativa en Centenario, Vista Alegre, Tratayén. Esto también impulsaría un desarrollo más ecuánime en el territorio provincial. Otro ejemplo: un acceso al crédito a tasas que permitan el desarrollo de estas industrias. En síntesis, hay que apuntalar políticas locales que rápidamente tornen competitiva la posibilidad de una industria neuquina que crezca en torno a Vaca Muerta.

El gobierno provincial conoce este diagnóstico y sabe de la necesidad de trazar este camino lo más pronto posible. Por eso, a través de la Asociación de Industriales Neuquinos (Adineu), convocó a la Unión Industrial Argentina (UIA), una institución con más de 130 años de historia en el país. A partir de este encuentro para trazar un camino en conjunto, se estableció un convenio de cooperación. Esto implica asumir el desafío entre las tres partes de un diseño para este futuro repleto de oportunidades, pero que requieren de planificación. Tenemos gas, agua, energía eléctrica, tierra suficiente, y estamos en medio del Atlántico y el Pacífico. Más temprano que tarde un tren unirá Bahía Blanca con Añelo. Por qué no, también, afianzar el desarrollo del corredor trasandino, otro camino importante para acceder a nuevos mercados. ¿Qué más tenemos que hacer? Juntarnos con los grandes industriales, las operadoras, el gobierno provincial y el nacional. Seguir explorando cómo hacemos para que los intereses creados por el desarrollo de Vaca Muerta terminen jugando a favor de los neuquinos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído