El fantasma ataca de nuevo

En la vieja bodega sigue el misterio y buscaron un parapsicólogo.

En los comercios del paseo de la vieja Bodega Flor del Prado hasta los más escépticos están a punto de creer en los fantasmas. Cuando LM Cipolletti contó la historia que era tema de conversación cotidiana en el shopping, muchos se enojaron, temiendo una baja en la clientela. Pero las cosas raras que asustan a más de un empresario se repiten a diario y algunos hasta quieren llamar a un brujo para limpiar el lugar de malas energías. Creer o reventar.

Alarmas que se activan solas, puertas que se cierran, ruidos extraños y hasta visiones de personas que no existen forman el cóctel de misterios que, para algunos, sólo se explica apelando al fantasma. Y le pidieron opinión a un parapsicólogo, quien afirmó que allí se realizó un ritual umbanda y se necesita una limpieza espiritual.

Ricardo, un cipoleño de 72 años especialista en sucesos paranormales que casualmente vive a pocas cuadras de la bodega, afirmó que en el lugar se realizó un trabajo de magia negra. “Por lo que percibo, allí se hizo algún trabajo sucio, negro, del estilo del umbanda o macumba. Allí existe un espíritu negro, una atadura. Cuando era todo tierra hicieron algún ritual, y los espíritus están reclamando sus cosas y necesitan ser elevados”, indicó.

El parapsicólogo explicó su trabajo: “Lo que hacemos es muy parecido a un velorio, y en ocho días se comienza a ver claramente un panorama. Esto no es magia, y hay que darle tiempo para que el proceso logre encaminarse”, comentó con seriedad, porque muchos se lo toman a risa.

El rumor del fantasma se instaló entre los comerciantes del pintoresco paseo de compras de calle Mariano Moreno y se trasladó a los vecinos. Los misterios que le atribuyen se siguen multiplicando y esta vez los contaron las empleadas de un local de belleza. Aseguran que a diario viven situaciones extrañas en el comercio, ubicado en el interior de la bodega. Allí, como en otros locales, las cosas se caen y hay ruidos extraños cuando no hay clientes. Una vez, hasta la cera de las máquinas cambió de color inexplicablemente. “Cuando estamos a punto de cerrar se escucha que caminan en las oficinas de arriba y sabemos que no hay nadie. Supimos que iban a llamar a alguien para una limpieza espiritual, porque todo el barrio sabe que acá pasan cosas”, expresó una de las empleadas del local de belleza.

Maleficio

¿El Albinegro está embrujado?

Según Ricardo, La Visera está embrujada y les pidió a los directivos hacer una limpieza, pero no tuvo eco. Ahora, “el equipo llega hasta la puerta y nunca pueden cruzar, es por un trabajo maligno”, afirmó.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído