El hipo, esa molestia que no se sabe cuándo llega ni cuándo se va

La mayoría son benignos y duran unos minutos o hasta horas. A veces, indican un tema serio.

Todos alguna vez lo sufrimos y lo volveremos a sufrir. Denominado singulto en la literatura médica (del latín jadeo o sollozo), el hipo es familiar para cualquiera que alguna vez haya respirado. De hecho, el hipo comienza ya en el vientre materno.

La mayoría de la gente tiene hipo principalmente durante la infancia, y luego los episodios se hacen cada vez menos frecuentes con el tiempo, aunque incluso en la adultez sigue siendo común y molesto. Así como todos tenemos una manera particular de estornudar, todos también tenemos una manera singular de tener hipo, que puede variar de 4 a 60 por minuto.

Te puede interesar...

La mayor parte de los hipos son benignos y solamente duran unos minutos. Pero a veces los hipos indican un tema de salud más serio, en particular cuando se repiten o no desaparecen después de días, semanas o años. Más allá de ser embarazoso, las contracciones musculares pueden ser agotadoras físicamente. Pueden interrumpir el sueño y dificultar la ingesta. Aproximadamente 4000 personas en Estados Unidos son internadas en hospitales todos los años a causa del hipo. El paciente con el caso registrado más prolongado, según el récord Guinness, fue Charles Osborne de Anthon, de Iowa, que tuvo hipo durante 68 años seguidos.

Los médicos dicen que hay tantas causas para el hipo como remedios alocados, incluyendo tirar de la lengua, pararse sobre la cabeza y tragar azúcar granulada. Algunos funcionan realmente. Otros probablemente sean más un entretenimiento para los amigos y la familia que observan mientras usted trata de curarse. Todos tienen hipo y aun así todavía no se comprende bien por qué sucede. En realidad, técnicamente se produce una contracción repentina e involuntaria del diafragma, al igual que de los músculos intercostales. Esto provoca una ingesta rápida de aire (el sonido hic) que causa el cierre rápido y ruidoso de la glotis (el sonido ap).

El diafragma es una lámina muscular abovedada que separa la cavidad torácica de la abdominal, mientras la glotis es una abertura entre los pliegues de las cuerdas vocales en la laringe que se cierra cuando comemos para impedir que los alimentos entren a los pulmones.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído