El Huevo recibe el afecto de su íntimo amigo y de su familia

Acuña cumple su sueño mundialista con la celeste y blanca.

En estas horas de tanta tensión y adrenalina, para Marcos Acuña es clave el afecto de sus seres queridos.

No viajó por ahora su mamá Sara ni sus hermanos, pero igualmente mientras los espera tiene compañía de la buena en Rusia 2018, donde cumple el sueño de disputar nada menos que un mundial de fútbol, algo que siempre soñó desde chico, cuando la rompía en las cuatro canchitas neuquinas que detallamos más arriba.

Es que su mujer, María Julia, sus dos hijos y su íntimo amigo Gabriel Rouret están en el Viejo Continente para apoyar al zurdo mediocampista en su momento de gloria.

“Estuvimos en la concentración el día que permitieron el ingreso de familiares”, contó Gaby a LM Neuquén. Allí se los ve distendidos y felices en pleno búnker argentino, en la imagen que enviaron a este diario.

Por supuesto que la máxima emoción fue al verlo debutar en la máxima cita y cumpliendo un buen desempeño frente a Croacia, a pesar de la derrota.

Buena crítica

Muchos analistas que repartieron palos para todos destacaron el papel del zapalino ante los croatas y coincidieron en que el Huevo tiene que seguir en la formación principal en el próximo y decisivo compromiso ante los nigerianos.

Todo parece indicar que así será. El Huevo no puede salir de un equipo al que le faltó entrega y amor por la camiseta, atributos que le sobran a este neuquino que la peleó desde abajo.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído