El clima en Neuquén

icon
Temp
83% Hum
La Mañana hundimiento

¿El hundimiento del Crucero Belgrano fue un crimen de guerra?

El 2 de mayo de 1982 Gran Bretaña vulneró la zona de exclusión para hundir al crucero provocando en una sola tarde la mitad de todos los caídos argentinos durante el conflicto.

Por Mario Flores Monje*

La guerra vulnera una regla que nos civiliza, la que prohíbe tomar la vida del otro. Por ello, que la matanza entre humanos uniformados por un Estado este ajustada a directrices o leyes no deja de ser un sinsentido difícil de pensar. Sin embargo, esas reglas serían el último intento por gobernar el infierno y están contempladas en la Convención de Ginebra entre otros pactos.

Te puede interesar...

Una de estas normas se denomina “zona de exclusión” o “de combate”. Es usada por los contendientes para contener territorialmente la fuerza empleada para alcanzar el objetivo perseguido por cada uno de los enemigos: restituir la soberanía (Argentina) o defender la usurpación (Gran Bretaña). Las 200 millas alrededor de las islas Malvinas instauradas por Gran Bretaña -y aceptadas por la Argentina- el 30 de abril de 1982 cumplían esa función. Todo lo que estuviera dentro de la zona sería un objetivo militar, todo lo que esté afuera (las fábricas militares de Río Tercero en Córdoba; el puerto de la ciudad de Buenos Aires, la costa patagónica; Londres; Gibraltar o la Isla Ascención) no debería ser atacado por los beligerantes.

¿El hundimiento fue un crimen de guerra? Los familiares de los náufragos presentaron demandas en foros internacionales con escasa suerte a la vez que la Armada les dio un duro revés en 1995 cuando dijo que “no”.

Sin embargo, el 2 de mayo de 1982 Gran Bretaña vulneró la zona de exclusión para hundir al crucero Belgrano provocando en una sola tarde y en un mismo lugar la mitad de todos los caídos argentinos durante el conflicto. La maniobra fue muy eficiente: con sólo dos torpedos cargados desde Inglaterra hasta el Atlántico sur se apagó la vida de 323 marinos en una hora, hundiendo también con ellos el acuerdo de paz que había tejido el presidente peruano Belaunde Terry.

HUNDIMIENTO DEL BELGRANO1.jpg

Teniendo en cuenta que las naves estaban fuera de la zona de exclusión ¿El Belgrano no tenía el mismo derecho que tuvo la flota británica para navegar desde Londres hasta el sur sin ser atacada? ¿Cómo justificó la “reina de los mares” el artero ataque?

Al principio, el gobierno británico afirmó que el Belgrano se aproximaba a la flota inglesa. Esto quedó desmentido cuando se conoció que el submarino nuclear HMS Conqueror siguió al Belgrano unas 30 horas mientras se aproximaba a la flota, y posteriormente cuando se alejaba de ella. ¿Por qué lo hundió entonces al alejarse y no cuando realmente se acercaba? De hecho su comandante, Capitán Bonzo, afirmó que el crucero y sus escoltas (destructores ARA “Piedrabuena” y ARA “Bouchard”) patrullaban a muy poca velocidad, justamente, por estar fuera de la zona de guerra.

Teniendo en cuenta que las naves estaban fuera de la zona de exclusión ¿El Belgrano no tenía el mismo derecho que tuvo la flota británica para navegar desde Londres hasta el sur sin ser atacada? ¿Cómo justificó la “reina de los mares” el artero ataque?

También se afirmó que la nave buscaba el “refugio antisubmarinos” que podían ofrecer las aguas “poco profundas” del Banco Burdwood -hoy Área Marina Protegida Namuncurá-. En 1983 el laborista Tam Dalyell, durante el tratamiento que tuvo el tema en el parlamento británico, documentó que el HMS Conqueror podía navegar y atacar incluso sobre aquel banco sin delatarse.

Cuando finalmente se supo que la nave argentina se dirigía al continente a paso muy lento, no contaba con los tan temidos misiles Exocet; ni tampoco podía evitar un ataque submarino el gobierno inglés responsabilizó por las acciones al mismo comandante del HMS Conqueror, capitán Chris Wreford-Brown. Esto también fue públicamente desmentido por el marino quien, en julio del año 2000, dijo al diario La Nación: "En las primeras horas de la tarde, eventualmente, recibí una señal del comando central de la flota, permitiéndome atacar todo buque de guerra argentino fuera de las aguas territoriales argentinas. En pocas palabras, al grupo que estaba siguiendo."

¿El hundimiento fue un crimen de guerra? Los familiares de los náufragos presentaron demandas en foros internacionales con escasa suerte a la vez que la Armada les dio un duro revés en 1995 cuando dijo que “no”. Sin embargo, siempre queda la esperanza de que el Estado argentino revea sus posturas y al menos intente descubrir, ya desde el Derecho Internacional, qué sucedió aquella tarde del 2 de mayo de 1982. Esto, también sería un acto de conmemoración a 40 años de la gesta.

* Mario Flores Monje es licenciado en Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales e hijo de Mario Flores, tripulante del Crucero General Belgrano que fue bombardeado por los ingleses durante la Guerra de Malvinas. Actualmente integra la Comisión de Familiares de Caídos en Malvinas de Neuquén.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario