Un joven estudiante está parado frente a los profesores que, en escasos segundos, le dirán si aprobó la defensa de su tesis, mientras por su cabeza se cruzan frenéticamente los recuerdos de todas las dificultades que tuvo que atravesar para llegar hasta este momento. De pronto, los docentes cortan con las formalidades con una sincera sonrisa y le dicen que obtuvo un 9. Así, Esteban Fontana, de 34 años, se convirtió en el primer abogado hipoacúsico de la provincia. "Fue un momento hermoso y único", contó a LM Neuquén.

Te puede interesar...

A casi dos semanas de su graduación, la euforia no se extingue. Y no es para menos, ya que el camino no fue fácil. Esteban no escucha con el oído derecho, mientras que tiene reducida la capacidad auditiva del izquierdo en casi un 60 por ciento y debe usar un audífono para amplificar los sonidos.

Es por eso que se le hizo muy difícil comprender lo que explicaban los profesores. "Yo no entendía nada y le tuve que pedir ayuda a un compañero para que me explicara lo que se hablaba en clase, pero no fue suficiente. Así que tuve que apegarme a los libros para poder entender y seguir estudiando", detalló.

A medida que avanzaba con la carrera surgían nuevos obstáculos, pero Esteban tenía en claro que se iba a convertir en abogado y no estaba dispuesto a renunciar. "En la Universidad Siglo XXI hay dos exámenes que son un compendio de materias troncales (EFIP I y EFIP II). Rendí varias veces mal el segundo, pero no bajé los brazos y me prometí que jamás iba a abandonar la carrera", indicó. Para conseguir su objetivo, Esteban les pidió ayuda a sus hermanas Noelia y Carolina, quienes le "tomaban examen" todos los días, haciendo énfasis en los errores que había cometido en los finales integradores.

"Carolina fue un poquito más exigente", dijo entre risas. Agregó que, gracias al apoyo familiar y al esfuerzo propio, logró rendir bien el EFIP II. "Es la parte más difícil de toda la carrera. Estaba tan alegre que me puse a llorar, fue una sensación hermosa", expresó.

Esteban-Fontana-estudiante-hipoacusicoB.jpg

Luego de superar esa prueba, Esteban debía afrontar el desafío final, la tesis, pero no se achicó. Eligió como tema "la maternidad en el servicio penitenciario" y expuso frente a los profesores.

"Les pedí que me hablaran despacio porque escucho poco y expuse el tema. Cuando me llamaron para darme la nota, me dieron una gran devolución y me pusieron el primer nueve de mi vida", describió.

Afuera esperaban su familia y la de su novia Carla, con lágrimas en los ojos. Se vio envuelto en un torbellino de besos y abrazos, que demostraba cuán orgullosos estaban de él.

Cientoveinte días hábiles debe esperar Esteban para que le entreguen el título de abogado. En el Colegio de Abogados de Neuquén le contaron que es el primer abogado hipoacúsico de nacimiento de la provincia.

Al ser consultado por su futuro, aseguró que se dedicará al derecho laboral, como su padre, Norberto. Además, no descartó inscribirse en otra carrera universitaria.

Esteban-Fontana-estudiante-hipoacusicoA.jpg

--> En su infancia sufrió bullying

Esteban contó que tuvo una infancia muy dura, ya que era objeto de burlas, golpizas y discriminación de parte de sus compañeros de la escuela primaria. “Fue bastante complejo y muy tenso”, expresó.

Indicó que cuando era un niño se sentía muy solo, dado que la mayoría de los chicos de su edad lo rechazaban. “Aunque usaba los dos audífonos, no escuchaba nada. Me daba vuelta y veía a todos riéndose de mí, fue realmente muy feo”, puntualizó. A veces, también lo golpeaban en el patio del colegio.

Además, algunas personas se burlaban de Esteban porque hablaba mal y tartamudeaba. Esto produjo que sintiera mucha bronca en su interior. No comprendía por qué lo trataban de esa forma. “Hirieron mucho mis sentimientos. Terminé portándome mal, peleándome, fue una época en la que estuve muy enojado”, precisó.

Señaló que, tras estos hechos, tuvo una “reeducación” intensa con fonoaudiólogos a través de la que aprendió a hablar. Aseguró que no les guarda rencor a los que lo hicieron sentir mal y agradeció a aquellos compañeros que lo apoyaron en la primaria y secundaria.

pieza-p8.jpg

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído