El clima en Neuquén

icon
Temp
92% Hum
La Mañana historieta

El tehuelche patagónico que se convirtió en el héroe de la historieta argentina

En el Museo Gregorio Álvarez se presenta la muestra "A Todo Patoruzú" que homenajea a este ícono de la cultura popular creado por el genial Dante Quinterno.

“El genio de Dante Quinterno está en construir un héroe positivo, un héroe moral, un héroe en el cual su fuerza no se funda en atributos mágicos, ni en su condición de extraterrestre sino en su condición de persona honesta, con una ética y una moral inquebrantable”, describe con pasión José María Gutiérrez a Patoruzú, el primer gran personaje de historietas popular, masivo y argentino.

Gutiérrez es director del Centro de Historieta y Humor Gráfico de la Biblioteca Nacional Mariano Moreno y curador de la muestra “A Todo Patoruzú”, que se inauguró el viernes en el Museo Gregorio Álvarez y que se podrá visitar hasta el 31 de julio.

Te puede interesar...

La sala ubicada en San Martín 280 de esta ciudad exhibe originales de Dante Quinterno, que incluye su amplísima producción personal de historietas e ilustraciones de los comienzos de la serie, bocetos inéditos, fotografías, periódicos antiguos y objetos de colección, entre otros materiales.

Muestra de Patoruzu- Museo Gregorio Alvarez (8).JPG

Patoruzú, el indio tehuelche millonario y buenazo creado por Quinterno, apareció por primera vez el 19 de octubre de 1928 en el diario Crítica.

Gutiérrez destaca que la muestra presenta los orígenes de Quinterno que a los 15 años debuta con una serie propia, Panitruco, “y como fue llegando al personaje de Patoruzú que fue el primer héroe positivo de la historieta argentina”.

Advierte que el público descubrirá “muchas rarezas” en esta exhibición y el curador no se las guarda durante el diálogo con LMNeuquén: “La influencia que tuvo Quinterno en René Goscinny, quien vivió su infancia y adolescencia en Argentina y era un fanático de Patoruzú, se muestran algunos elementos que demuestra esta influencia para la creación de su personaje Asterix”.

Muestra de Patoruzu- Museo Gregorio Alvarez (6).JPG

Otro hecho que no se conoce, y Gutiérrez lo comparte , es “que hubo aviadores argentinos que combatieron en la Segunda Guerra Mundial y que en el fuselaje de sus naves ponían la imagen de Patoruzú para identificar su identidad; hay fotografías de esos aviadores”. Agrega también “las circunstancias del encuentro de Quinterno con Walt Dinsey y el misterio de por qué dejó de dibujar la tira en 1940”.

Cuenta que la exposición no se centraliza en el Patoruzú “industrial”, el de las revistas que se publicaron hasta fines de los años ‘70 “sino en la producción artesanal y artística de Quinterno y de los artistas que trabajaron con él”. “Lo que exhibimos es la calidad que tenía como narrador gráfico, la maestría del gran dibujante que era y que lo ubicaba en el tope de la historieta mundial”, expresa.

Cuenta que Quinterno saca su primera tira diaria de historieta “Aventuras de Don Gil Contento” en el diario Crítica. Un tiempo después introduce un partenaire que pasa casi desapercibido. “Es un indio que se llama Curugua Curiguaguigua. Como era imposible de pronunciar el protagonista lo bautiza Patoruzú. Sale dos días y desaparece. Aquí también develamos un largo misterio en relación a por qué deja de publicarse la tira”, explica.

Muestra de Patoruzu- Museo Gregorio Alvarez (1).JPG

Quinterno dejó Crítica y llega a La Razón “donde crea a Julián de Monte Pío que con el tiempo se transforma en Isidoro Cañones e introduce de nuevo a ese indio tehuelche que va creciendo que en los primeros años de la década del ‘30 se convierte en protagonista, se gana al público y la tira pasa a llamarse Patoruzú”.

Para Gutiérrez el éxito de Patoruzú está fundado no sólo en que es “el primer indio de la historieta argentina sino del mundo”. “No existe en la historieta norteamericana ningún personaje como Patoruzú, y los que aparecen después no se parecen en nada porque ninguno de ellos es bueno, por lo general suelen ser borrachos o tontos que causan desmanes. Ahí está el genio de Quinterno, construye un héroe positivo, su fortaleza no está en su físico sino en su moral, es un tipo noble que hace el bien”, agrega.

“Patoruzú inspiró a René Goscinny, el creador de Asterix”, cuenta José María Gutiérrez, curador de la muestra que se exhibe hasta el 31 de julio en el Museo Gregorio Álvarez.
Muestra Patoruzu Reel Largo.mp4

La identificación con el honesto

José María Gutiérrez, curador de la muestra que desembarcó en la ciudad de Neuquén precisó que el personaje de Patoruzú cautivó a los lectores que se identificaron “con ese héroe honesto, puro, generoso, en un período en que los nacionalismos estaban muy fuertes y además había una depresión económica y moral que es la Década Infame”.

Señala que lo interesante de Dante Quinterno “para mostrar la argentinidad no recurre a la figura del gaucho, que ya estaba mitificada sino que recurre al tehuelche. Además es rarísimo que no es un héroe bello, basta compararlo con los de las épocas posteriores. En un mundo tan complejo, Patoruzú busca convertir en buenos a los malos”.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario