El Torito quiere comerse al Lobo y cerrar la serie

Sus extranjeros fueron figuras en los dos primeros juegos. Wilkerson busca revancha ante Gimnasia.

Martín Gamero

deportes@lmneuquen.com.ar

Te puede interesar...

Plottier. Howard Wilkerson y Michael Henry fueron las figuras de los dos primeros juegos de los playoffs entre Centro Español y Gimnasia de La Plata, por los octavos de final de la Liga Argentina de básquet. Esta noche, a las 21:30, se disputa el tercer duelo en cancha del Lobo.

Los extranjeros del plantel de Mauricio Santángelo se sienten bien en el Torito y lo demuestran en el rectángulo de juego.

Wilkerson arribó en diciembre cuando se encontraba entrenando en los Estados Unidos. Mide 1,98 metros y tiene varios antecedentes en el ascenso nacional. Pasó por Ciclista de Junín, Oberá, Huracán de Trelew, Sarmiento de Resistencia y Atenas de Patagones. “Mi representante me llamó en diciembre, cuando estaba libre. No sabía mucho del club. Solo una vez los enfrenté en una pretemporada hace dos o tres años”, contó.

El último antecedente de Wilkerson en el país estuvo en Gimnasia, antes de ser cortado por aspectos económicos. “Estaba contento cuando escuché que nos cruzamos con Gimnasia. Terminó medio mal la relación cuando ellos me cortaron antes de Navidad. Algo que ya pasó pero en la vida todo vuelve. Es una oportunidad de mostrar qué jugador que soy”, sostuvo el interno.

Wilkerson comparte casa, en Plottier, con el otro estadounidense: Michael, quien tiene 23 años, mide 1,96 metros y nació en Syracuse, Nueva York. Henry se sumó al Torito a principios de este año. Justo el día de su debut, como si hubiese algo del destino, Español cortó una racha de nueve caídas.

Esta noche, desde las 21:30, Centro Español tiene la chance de barrer la serie ante Gimnasia.

Es la primera vez que Henry juega fuera de su país por eso aún se le dificulta su español. “Vivir en Plottier es muy diferente. Es un gran cambio a lo que estoy acostumbrado pero me gusta. Es una ciudad muy pequeña, pero hay mucho que hacer. Lo que más me gusta es que todos te tratan como si fueras familia”, contó, y agregó: “Lo que es diferente para mí es, definitivamente, el estilo de vida y la comida. Las frutas y verduras son mucho más frescas. Hace un mes me presentaron el asado y puede que haya cambiado mi vida (risas)”.

Ambos coinciden en que su lugar favorito, cuando no juegan al básquet, es el río. “Es hermoso disfrutarlo con el equipo. Plottier se parece a la ciudad donde viven mis padres”, detalló Wilkerson.

Los hinchas argentinos son reconocidos por su pasión en el deporte. “Me encantan los fanáticos de aquí y la energía que traen a El Templo. Te hacen sentir el amor antes, durante y después del juego. Esa actitud nos da el impulso adicional para mejorar el ritmo del juego y aumentar la intensidad”, subrayó Michael.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído