Con la puesta en marcha del Sistema Penal Acusatorio se logró que descendiera la cantidad de personas procesadas privadas de la libertad y, en cambio, aumentara el número de condenados. Sin embargo, los datos del Sistema Nacional de Estadísticas sobre Ejecución de la Pena (SNEEP) muestran un crecimiento del 70% en la cantidad de condenados entre 2013 a 2018.

Te puede interesar...

Es clave aclarar que un análisis sobre este incremento no puede eludir el crecimiento demográfico (en 2018 el promedio de llegada a la provincia fue de 23 familias por día, por ejemplo) y el contexto político y económico que atravesaron Neuquén y el país.

En una entrevista con LMN, el defensor oficial e integrante de la Asociación Pensamiento Penal (APP), Fernando Diez, se mostró preocupado por este incremento y señaló la necesidad de que el Poder Judicial se replantee la política criminal y el rol que desempeñan "para que no sigan poblándose las cárceles con las mismas caras de siempre y los mismos prejuicios".

También marcó la necesidad de revisar la capacidad de la U11 y la educación como herramienta transformadora.

"Lo que quiero resaltar es la manera geométrica en que está creciendo la cantidad de personas condenadas, que en estos 5 años ha aumentado entre un 70 y un 75 por ciento", destacó el defensor oficial, y señaló que pese a la cantidad de formas alternativas de resolución del conflicto que tendrían que haber llevado a que disminuyera, o por lo menos se mantuviera, la cantidad de personas detenidas ha crecido mucho.

"No puedo hacer conclusiones, pero sí valoraciones y estimaciones: o no se están usando demasiado bien esos medios alternativos de resolución del conflicto o se están utilizando demasiado las medidas que tienden al encierro", agregó Diez.

"Por supuesto que el Gobierno tiene que ver y tomar nota de que ya la U11 está superada en su capacidad y que a este ritmo vamos a tener un problema muy grave en pocos años", aclaró el defensor.

"No sé si están realmente volcados los datos en una forma que se pueda evaluar realmente la política criminal, lo que sí puedo decir por mi propia experiencia es que los delitos llamados de cuello blanco, como la corrupción, delitos ambientales, violaciones a los derechos humanos de funcionarios de las fuerzas de seguridad, delitos desde el poder, no hay muchos y ni siquiera sé que se estén investigando", advirtió Diez.

"Es muy difícil pensar que en una provincia donde se hace explotación petrolera no tengamos noticias por lo menos en los diarios de que se están investigando delitos ambientales, de que se están juzgando, de quiénes son las personas responsables", sentenció.

En cuanto a este punto, explicó que no se trata exclusivamente de la política criminal de la fiscalía, sino de cómo el Poder Ejecutivo genera condiciones para que no haya conflictos, mejores condiciones en los tratamientos de las personas privadas de la libertad para que no reincidan y haya menos violencia.

"Es importante saber y hacer una evaluación si los defensores no estamos haciendo demasiados acuerdos sin hacer los juicios que correspondan y si los jueces no están condenando con estándares muy bajos de prueba", agregó, y sostuvo que todas las partes del Poder Judicial deben hacer ajustes.

Por último, Diez indicó que la política criminal es lo más importante para que "las únicas personas condenadas o incluso procesadas no sean las más vulnerables".

Pasar de la crueldad a un sentido amoroso

“Primero, hay una idea de que las personas desde que son sospechosas tienen que estar presas. Esto es una demanda social real, también de que todo se arregla con el sistema penal”, señaló el defensor Fernando Diez, y aclaró que cree que en general la cárcel no arregla nada, ni hace que la gente que comete delitos deje de hacerlos pese a que pueda terminar presa.

“Inclusive delitos que tienen penas de perpetua se siguen cometiendo de la misma forma porque la cárcel no disuade, ahí hace falta educación, una concientización de la sociedad, un cambio de paradigma, salir del paradigma patriarcal hacia un paradigma más amoroso, en contra de todo lo que tiene que ver con la crueldad, y la verdad es que la cárcel es un paradigma de crueldad”, afirmó Diez.

“Hay que recuperar una sociedad solidaria, antes que estar pensando que la solución es la justicia vista como castigo, cuando la justicia no necesariamente pasa por el castigo”, describió el defensor sobre su postura.

Recuadro-página-12.jpg

LEÉ MÁS

Tres sospechosos detenidos por el brutal asesinato en El 30

El acusado del crimen de la toma va 4 meses preso

Una familia de Cinco Saltos murió en un choque frontal en la Ruta Nacional 33

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído