En garra y coraje, no les ganó nadie

Los Pumas cayeron de pie. Australia jugó un partido perfecto y definirá el Mundial con los All Blacks. Ahora, a pelear por el bronce con Sudáfrica.

Twickenham, inglaterra.- La garra y la entrega, los plus que Los Pumas siempre tienen a mano para justificar victorias épicas, sirvieron ayer frente a Australia para decorar una derrota digna, aunque no por ello menos dolorosa. Es que el contundente 29-15 de los Wallabies frustró la ilusión del equipo argentino de alcanzar por primera vez la final de una Copa del Mundo que el próximo sábado tendrá como protagonistas a australianos y neozelandeses. Claro que el consuelo no es menos atractivo para los muchachos de Daniel Hourcade, ayer exhaustos y heridos pero el viernes seguramente otra vez altivos para buscar repetir la actuación del 2007, cuando lograron la medalla de bronce. El rival para meterse nuevamente en el podio y cerrar otro gran Mundial será Sudáfrica.

Pero eso es otra historia. La reciente dice que Los Pumas entregaron otra versión heroica de si mismos ante un duro rival que no se equivocó casi en nada e hizo el partido perfecto.

Este fue el punto de quiebre en el que Argentina falló. Estar entre los cuatro mejores equipos del mundo es un mérito supremo, pero ubicarse en este nicho no admite distracciones y para avanzar hacia la conquista del título se requiere una máxima precisión que ayer el conjunto argentino no tuvo. Incluso por primera vez en el campeonato no anotó ningún try, dato no menor.

La pelota que perdió Nicolás Sánchez -vaya paradoja, el goleador del equipo-, al minuto de juego y que le dio a los Canguros la primera ventaja, marcó la impronta del partido. El tucumano falló un pase que interceptó Rob Simmon, quien se fue directo al primer try. La conversión de Bernard Foley dejó el marcador 7-0.

"Teníamos el sueño de llegar a la final, pero no fuimos punzantes. Australia hizo un planteo inteligente, mucha presión. Estábamos en partido si corregíamos cosas. No aprovechamos las ocasiones de try que tuvimos". Nicolás Sánchez. Anotó 15 puntos y con 89 es el máximo anotador del Mundial.

"Hicimos todo lo que teníamos que hacer, se jugó con la cabeza, a divertirse. A veces no alcanza. Atacamos, atacamos y atacamos. Algunos errores marcaron las diferencias. Ahora tenemos otra final el viernes. Vamos por la medalla". Agustín Creevy. El capitán tuvo que salir por un problema muscular.

Un golpe que no logró asimilar el equipo argentino, que le sumó nervios a su habitual vértigo pese al descuento de Sánchez de penal, otro error sobre los 9 minutos le dio más ventaja a Australia con try de Adam Ashley-Cooper y conversión de Foley. Si bien Sánchez volvió a anotar de penal, una serie de infortunios desacomodaron al equipo (Tomás Lavagnini vio la amarilla en un fallo polémico y Juan Imhoff y el capitán Agustín Creevy se fueron por lesión). En el medio, otro try de Australia (otra vez Ashley-Cooper). A la Argentina le quedó otra chance desde los palos bien capitalizada por Sánchez.

En la segunda mitad del juego, perdió estrategia y ganó en intensidad y los penales fueron la única forma de anotar con los australianos al frente (22-15). Además, se fue Juani Hernández, también lesionado. Argentina quedó a un try, pero fueron pocas las chances y cuando alguien se podía filtrar, llegaba el auxilio de los Wallabies. Hasta que a nueve minutos del final, Adam Ashely-Cooper y otra corrida y conversión de Foley acabaron con toda esperanza. Aunque no con la convicción de Los Pumas de ir, pese a todo, para adelante, defendiendo la bandera del juego.

Imhoff, de la palomita victoriosa a la dolorosa despedida

Juan Imhoff, uno de los puntos más altos del seleccionado argentino en el Mundial, se perderá el partido por el tercer puesto tras sufrir un traumatismo de cráneo con contusión cerebral, según confirmó el parte médico.

La "palomita" con la que el wing argentino sentenció el partido ante Irlanda para pasar a semifinales quedará en el recuerdo grande del rugby argentino; sin embargo, ante Australia dejó otra imagen que quedará en la retina, pero esta vez por la preocupación que generó.

El número 11 sufrió un durísimo choque a los 17 minutos de juego y, con la mirada desorientada, abandonó el campo preocupando a todos. El tryman argentino no estará ante Sudáfrica al igual que Agustín Creevy y Juan Martín Hernández, ambos con lesiones. El capitán se retiró con un desgarro, mientras que Juani padece un traumatismo en las costillas. Complicado.



Embed

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído