Encuentro

Abel Calzetta se presentará esta noche en Charlestón para hacer un repaso de su obra.

Abel Calzetta ama la Patagonia. Su fuerte lazo con San Martín de los Andes, donde se radicó por ocho años al dejar Buenos Aires -a sus 27-, hacen que siempre regrese con su bagaje musical y al reencuentro con amigos. El versátil guitarrista argentino, actualmente radicado en Madrid donde hace doce años desarrolla su carrera en solitario y con su banda Cosmosoul.

Abel, que está cumpliendo 30 años con la música, se presentará hoy en Charlestón (Carlos H.Rodríguez 374), donde hará un recorrido por su obra: Tríptico (2012), Círculo (2015) y Nada (2018), que transita por el soul, jazz, rock y blues. En esta oportunidad, el nacido en Lanús estará acompañado por Gustavo Gianinni (bajo), EL Negro Farías (batería) y Siro Balbarey (guitarra).

Te puede interesar...

El músico acaba de lanzar un nuevo single: “Gorrión”, donde afrontó un desafío que tenía pendiente. “La grabé en Argentina en un momento que se cumplen 30 años con la música, que es toda una experiencia enriquecedora. Esta nueva canción la encaré desde otro lado porque grabé todos los instrumentos que es algo que venía pensando hace tiempo. Lo grabé en La Viga, que fue el estudio en dónde hice me primer disco hace 20 años”, contó. “La única dificultad que tuve fue con el Hammond que me llevó tiempo y paciencia”, agregó.

Sobre si la nueva obra es el puntapié inicial para un nuevo álbum, explicó: “Por ahora estoy sacando single y video. Tristemente grabar un disco hoy es un poco raro porque la gente ya no escucha un disco entero y es una inversión de mucho dinero meterse en un estudio y luego hacer el disco físico”.

Aprendizaje

Con Círculo, Calzetta volvió a poner su voz en sus canciones, un rol que hacía mucho había dejado de lado: “Cada vez me siento más cómodo y sigue llevándome tiempo. Era una necesidad ponerme a escribir y encarar la música de otra manera. Después de tantos años de tocar me siento más músico que guitarrista. Hoy intento seguir aprendiendo qué es lo que me pide la canción, más que el instrumento”.

En cuanto a su carrera en España, donde vive hace 12 años, Abel contó que por suerte “vive girando” por diferentes ciudades europeas. “Estuve tocando el mes pasado en Roma con Aaron Abernathy (pianista que fusiona jazz, blues y góspel). Ahora cuando regrese a Madrid ya tengo un espacio para tocar todos los domingos. Agradezco mucho las cosas que pude y puedo vivir porque he viajado mucho. Por ejemplo, en Rusia compartí escenario en un festival en donde estaba Duran Duran y Funkcadelic. Lo bueno de todo esto es compartir música y aprender con gente de todo el mundo. Eso fue lo que más me curtió en estos últimos años y fue siempre mi búsqueda”, aseguró el violero.

Por otro lado, este año el guitarrista comenzó a producir algunas bandas. “Estoy muy contento porque es una ardua experiencia. Good bye Lenin es el grupo que produje y tiene un sonido indie rock”, detalló.

p22-f01-b(SCE_ID=392640).jpg

Parte de su vida

“Para mi la Patagonia es un lugar especial en el mundo porque, además de hacer música hice grandes amigos. En San Martín prácticamente tengo hermanos. Fue mi primera salida de Buenos Aires y me encontré con otro mundo. Me hizo ver la vida desde otro lado”, concluyó Abel, que mañana tendrá una nueva fecha en Sepia Chacra de General Roca, mientras que el viernes lo espera San Martín de los Andes. (L.C).

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído