España: la madrastra asesina contó cómo mató a Gabriel

Hoy la mujer se quebró ante la Guardia Civil y confesó que le dio "un mal golpe durante una discusión".

El crimen que conmociona a España sigue sumando capítulos tétricos. Ana Quezada mató al hijo de su esposo, lo escondió en un pozo y participó de las marchas que pedían su aparición sin que se le moviera un pelo. Hasta que la Policía descubrió todo y la atrapó cuando volvía de recuperar el cuerpo del nene de 8 años para cambiarlo de lugar: lo tenía en el baúl.

Hoy la mujer se quebró ante la Guardia Civil y confesó que le dio "un mal golpe durante una discusión". Dijo que el niño se subió con ella en su coche porque le sugirió “ir a pintar la casa” de la finca familiar de Rodalquilar, a 4 kilómetros, donde la pareja estaba arreglándose una vivienda. Que allí Gabriel se enojó y la atacó con una especie de hacha. Entonces ella le habría golpeado con la parte roma de esa herramienta dejándolo inconsciente. Y que, asustada, luego lo estranguló con sus manos, lo desnudó y lo enterró.

El hacha no había sido encontrada aún en la noche de este martes por los investigadores de la Guardia Civil en la finca, pese a que llegaron a excavar la tierra en busca de más pruebas que hagan encajar las piezas del rompecabezas de este crimen. Sí hallaron, en cambio, las ropas del niño, que ella arrojó a 30 kilómetros del lugar en el que lo mató, en un contenedor de la urbanización costera Retamar. Lo hizo uno de los 12 días en los que el pequeño permaneció desaparecido, “cuando pudo usar el coche sola”, según fuentes de la investigación.

Embed

Existe otro dato tenebroso en la historia de Quezada y es que hace unos años murió una de sus hijas al caer desde una ventana y ahora se reabrió la investigación porque sospechan que está implicada en esa muerte.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario



Lo Más Leído