Espeluznante

Los Warren vuelven a las salas con otro escalofriante caso real en El conjuro 2. Vera Farmiga y Patrick Wilson prometen terror y mucho misterio.

Buenos Aires
Tras estremecer al público con El conjuro en 2013, el director James Wa y los actores Vera Farmiga y Patrick Wilson redoblaron la apuesta llevando a la pantalla grande otro capítulo dentro del anecdotario de Ed y Lorraine Warren, la famosa pareja de investigadores reconocidos mundialmente que se encargaba de casos paranormales en la década del 70.

En esta ocasión, los protagonistas viajarán hasta Inglaterra, al norte de la ciudad de Londres para ayudar a una familia de clase media conformada por una madre soltera con cuatro hijos que sufre el acoso de un ente sobrenatural en el seno de su hogar, el cual parece obsesionado con una de las niñas de la familia.

Al igual que en la primera entrega, el film, que llega hoy a las salas argentinas, saca provecho de la etiqueta "basado en hechos reales". La producción, escrita por Carey Hayes, Wan y David Leslie Johnson, plantea una historia cuya estructura narrativa se mantiene muy similar a la primera, respetando su espíritu original y los elementos clásicos del género: la sugestión, el misterio y lo desconocido.

Completan el elenco Frances O'Connor, Madison Wolfe y Lauren Esposito.

Un personaje lejano
"Creo que es emocionante ser parte de una película que desafía al público y lo asusta", sostuvo Patrick Wilson, y continuó: "Nos encantó la relación que tenían Ed y Lorraine, ese fue el punto donde nos enfocamos. Quisimos que el público se compenetre con los personajes. Lo interesante es que uno llega a atisbar la vida de los investigadores de alguna forma inusual. Creo que brindamos una perspectiva que en general las películas no tienen, cuando hay un medium que aparece de la nada, bendice la casa y luego se va".

En cuanto a lo que significó personificar al popular investigador, el actor señaló: "Cuando vi fotos de Ed Warren me di cuenta de que no luzco para nada como él y eso en verdad me resultó más interesante porque uno siempre quiere interpretar a alguien lejano. Me hubiera gustado conocerlo, pero lo cierto es que a partir de los videos que vi se volvió realmente fascinante para mí".

"Yo quería captar su espíritu. No se trataba de tener sólo una prótesis para lucir como él", explicó, a la vez que reveló: "El mejor cumplido que podía haber recibido fue cuando Lorraine me dijo: 'Hiciste un trabajo estupendo".

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído