El clima en Neuquén

icon
Temp
87% Hum
La Mañana Chos Malal

Estanislao María D'Aloe, el intendente italiano de Chos Malal

A 135 años de la fundación de la localidad norteña, repasamos la vida de quien fue jefe comunal en el período 1963-66, representando al MPN.

El ingeniero Estanislao María Bernardo Amadeo Heriberto D'Aloe Carafa de Astadera Franccioforte de Fina, nombre con el que figura en su documentación de nacimiento, nació en la localidad de Santo Onofrio, un pueblo de la región de Calabria, al sur de Italia, el 25 de agosto de 1888, hijo de don Guillermo D’aloe y de doña Rafaela de Fina.

Al fallecer su madre viajó a Brasil en busca de su padre, que se había venido unos años antes tratando de encontrar mejores oportunidades, o como se decía, “a hacerse la América”. Vivió en ese país hasta que estalló la Primera Guerra Mundial y luego volvió a Italia para enrolarse como voluntario en el ejército, al que fue incorporado como teniente de comunicaciones por ser un profesional.

Te puede interesar...

Al finalizar la guerra se quedó en Italia unos años. Tuvo tres hijos: Alfonso, Rafaella y Luiggi, hasta que, convencido por un sacerdote italiano que se había radicado en Argentina, viajó a nuestro país con la esperanza de que iba a tener un porvenir más venturoso. Su primer destino fue Rosario, Santa Fe, donde trabajó en un empresa portuaria hasta que revalidó su título de ingeniero civil, incorporándose en la dirección de Vialidad. Formó parte del equipo de profesionales de esa repartición en el sector de Estudios y Proyectos, lo que le permitió recorrer casi todo el país ejecutando obras. Así fue que, al perder todo contacto con su familia de Italia, formó pareja con una inmigrante de origen norteamericana, con la que tuvo otros tres hijos: Mario, Laura y Teresa. El primero está actualmente radicado en la provincia de Buenos Aires y las otras dos en Córdoba.

Por desavenencias matrimoniales decidieron separarse. Unos años después conoció en Achiras, Córdoba, a doña Rosa Brandana, hija de inmigrantes españoles y con la que tuvo cuatro hijos: Estanislao Francisco, nacido en la ciudad de Córdoba capital, Rafael Horacio, nacido en Puerto Madryn, Chubut, Olga Adriana Augusta y Bernardo Eugenio, ambos nacidos en Chos Malal.

Después de finalizar sus trabajos en Madryn y Sierra Grande, Río Negro, fue destinado a Chos Malal para efectuar algunos proyectos viales, enamorándose tanto del pueblo que, cuando fue enviado a efectuar otro trabajo en el sur de la provincia, continuó alquilando la casa que había habitado, con el firme propósito de regresar y radicarse definitivamente.

Al poco tiempo fue enviado nuevamente, esta vez para hacer el proyecto que une Chos Malal con El Huecú y Loncopué pasando por Colipilli. Al finalizar la obra le llegó la jubilación, y tal como lo había soñado se radicó en su Chos Malal querido: pudo adquirir la vivienda que había alquilado por tanto tiempo.

chos malal intendente.jpg

En 1961 fue invitado a una reunión política en Zapala, reunión de suma trascendencia, ya que allí se fundó el Movimiento Popular Neuquino (MPN). A comienzo de 1963, fue contactado por los señores Felipe y Elías Sapag, que le propusieron que se presentara como candidato a intendente municipal de Chos Malal en las elecciones que se debían efectuar ese año. Aceptó la propuesta y concurrió como candidato a las elecciones. Triunfó por amplio margen de votos y se constituyó en el primer intendente electo por voto popular, ya que anteriormente, al ser Neuquén territorio nacional, los elegía directamente el gobernador de turno.

En esas elecciones fue elegido como presidente de la república el doctor Arturo Illia y como gobernador de la naciente provincia de Neuquén Felipe Sapag.

Estanislao D’aloe designó como secretario municipal a don Ángel Rodríguez y como tesorero a don Jorge Luis Érramuspe. Asumió su mandato el 12 de octubre de 1963. Como anécdota podemos mencionar que, al fijar los sueldos de sus secretarios, los tasó más alto que el suyo: les fijó el sueldo de 7.000 pesos de monedas nacional mientras que el suyo lo fijó en 6.000.

Entre sus acciones más destacadas como intendente se puede mencionar la creación del sistema de obra delegadas, desconocidas en Neuquén y prontamente adoptadas por la mayoría de las localidades de la provincia, y que consistía en que las obras que debía ejecutar la provincia, contratando las empresas, fueran delegadas a las municipalidades para que se hicieran cargo de las obras y las ejecutaran. La provincia enviaba los fondos correspondientes: lograban con eso que la mano de obra fuera de la localidad, una de las pocas formas de crear fuentes de trabajo que existían en esa época. Cabe destacar que las obras eran dirigidas personalmente por el ingeniero D’ aloe, que no cobraba remuneración alguna por la tarea.

Entre las obras delegadas se puede mencionar la fuente Adriana, una forma de potabilizar el agua corriente en forma muy natural antes de que fuera bombeada para el consumo de la población, y de la escuela primaria N° 25 (actualmente 225), construcciones que fueron destruidas por el agua en la mayor crecida de la historia del río Curileuvu (1972).

chos malal bandera.jpg

Otra acción muy destacada que nunca fue reconocida como se merecía fue la urbanización de las chacras que tenía el Consejo de Educación (hoy barrio Las Flores) que fueron canjeadas con la manzana que ocupa la escuela primaria N° 327 (en ese tiempo escuela N° 15, luego escuela de frontera N° 3). Merece destacarse que en la urbanización colaboraron activamente Valerio Liptak, que hacía las veces de topógrafo en el trazado de las calles, y Juan Guillermo Depaoli, que colaboraba con la apertura de las arterias con una vieja máquina moto niveladora propiedad del municipio.

El periodo de gobierno del intendente D’ aloe, que debía finalizar el 12 de octubre, fue interrumpido por el Golpe Militar del General Ongania en el año 1966.

Como decía un amigo que lo conocía de siempre “salió de la Municipalidad más pobre de lo que entró”.

No podemos dejar de destacar su exquisita vena poética: escribió más de ochenta poesías, entre las que destaca Río Aluminé, una obra que fue incluida como material de análisis en el CPEM N°4 hace algunos años.

Su humildad y sencillez nunca permitieron publicar sus obras, que había bautizado como rimas exóticas. Los manuscritos obran en poder de sus descendientes. Falleció en Chos Malal, un 12 de enero de 1981 a la edad de 93 años.

Esta pequeña reseña histórica fue escrita a pedido de la Sra. Directora del Archivo Histórico y basada en las memorias y recuerdos de mi padre. Rafael Horacio D’ aloe (hijo).

Durante su gestión (1963 – 1966) se realizaron diversas obras:

Terminación de la fuente de agua Adriana con mecanismo de bombeo para abastecimiento de agua. Construcción del dique Las Canteras y canal de riego para las tierras sobre la margen derecha del Río Curi Leuvú. Defensa de la margen izquierda del Río Curi Leuvú, para prevenir posibles invasiones contra el dispositivo de agua potable. Arreglos efectuados al camión municipal y estanciera IKA, afectadas a las obras de la fuente Adriana en forma permanente. Colaboración con el personal en nuevas obras de ampliación para la escuela normal de maestros con especialidad rural.

El 19 de noviembre de 1964 se realizó la bienvenida y control del paso de corredores del Gran Premio argentino de Carreteras, patrocinado por el Automóvil Club Argentino.

En 1965: obra escuela – sección chacras norte. Limpieza del canal principal de agua para el abastecimiento de la población. Limpieza general de las acequias y aperturas de nuevas. Arreglo, conservación de calles y caminos y apertura de nuevas calles en barrios iniciados. Realización de 14 alcantarillas, en la mayoría de las acequias de la población: trabajos efectuados con cemento, ladrillo y piedra. Mediación de chacras y nuevos solares, que fueron entregados a más de 210 familias por la oficina de tierras municipales. Construcción de muchas viviendas “modestas” para familias pobres de la localidad. Mantenimiento y nueva reestructuración de plazas locales. Ampliación en varios sectores de la población de la red de agua potable con colocación de nuevas cañerías y otros. Arreglos generales efectuados en el cementerio local. Reforestación de las calles principales y formación del parque forestado próximo a las obras de agua potable. Construcción de un nuevo pozo en el hospital regional. Reparación de las bombas para el abastecimiento de agua al pueblo. Ampliación del canal de riego del paraje denominado La Salada. Gestiones de 1966. Gestiona a través del Honorable Concejo Deliberante la ordenanza donde se da estabilidad a los primeros empleados municipales. Gestionó una sucursal de Banco Provincia del Neuquén en nuestra localidad. Creó la primera feria popular donde se podían acceder a los productos regionales.

El ingeniero Estanislao María D´ Aloe ejerció el cargo hasta el 28 de junio de 1966, día en que el golpe de estado destituyó por la fuerza de las armas al Gobierno Constitucional presidido por el doctor Arturo Illia. Consecuentemente fueron desalojadas las autoridades provinciales y municipales del todo el país.

En Neuquén fue designado gobernador el ingeniero Rodolfo E. Rosauer, previo interinato del coronel Elizagary.

Según los relatos de empleados municipales de esa época, es importante mencionar que, al momento de efectivizarse el golpe de estado por parte de las fuerzas armadas, llegaron al municipio tres jeeps del ejército para hacerse cargo del municipio, siendo atendidos por el ingeniero D’ aloe, quien manifestó su disconformidad por este hecho diciéndoles: “Señores si ustedes creen que esto está bien, Dios y la patria les pedirán las explicaciones y la historia los juzgará, es así que me retiro a mi domicilio por pedido de ustedes y no porque crea que esto corresponde.” Recuerdo: José Luis Álvarez.

Historia de vida que conforma el legado de la historia de un pueblo que nació como capital del territorio, que mantuvo esa condición desde su fundación, un 4 de agosto de 1887 hasta el 12 de septiembre de 1904 en que fuera trasladada a la Confluencia. Sus habitantes no se amedrentaron, sino tomaron fuerzas e hicieron crecer esas tierras con esfuerzo, trabajo y con líderes, como el ingeniero D´Aloe, que supieron estar a la altura de tanto.

Agradecemos el importante aporte del Archivo Histórico Municipal de Chos Malal por el envío del material.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario